Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

La posicional santificación

El Espíritu Santo es el Espíritu de santidad, y nos puede conducir a nada menos que la santidad misma de Dios.

La santificación es la fe que justifica en la obra (Santiago 2:17, 26). La fe que justifica es siempre en la obra  en la vida del creyente. Somos justificados por la gracia mediante la fe en Cristo al comienzo de nuestra vida cristiana. En la santificación, Dios cumple su voluntad en nosotros a medida que crecemos en la semejanza de Cristo.

"Santificar" significa "apartado para el uso exclusivo de Dios." Nuestra santificación es pasado, presente y futuro. Hemos sido santificados, somos santificados y vamos a ser santificados. Estos tres aspectos hablan de nuestra santificación posicional (1 Corintios 6:11; 1:2; Heb 10:10), santificación experiencial o progresiva  (1 Pedro 1:6; 2 Corintios 7:1), y la última, o perfecta santificación (1 Juan 3:1-3).

La santificación posicional es también llamada nuestra posición con Dios o el estado de santificación. Estamos llamados "santos" y "santificados en Cristo Jesús" (Rom. 1:7). Es el estado, posición o relación con Dios. Todos los creyentes están clasificados como "los santos" (Hechos 20:32; 1 Cor 1:2; 6:11; Hebreos 10:10, 14; Judas 1). Por lo tanto, la santidad o santificación, no es un logro, es el estado en que Dios, en gracia, llama a los hombres pecadores , Y en la que comienzan su curso como cristianos (Col. 3:12; Heb 3:1).

La santificación posicional se relaciona con el hecho de que el creyente ha sido redimido y limpiado por la sangre derramada de Jesucristo. Se nos ha perdonado todos nuestros pecados y se nos coloca en una nueva relación con Dios.

"En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre" (Hebreos 10:10).

La santificación posicional es el caso de cada creyente. Hemos sido de una vez por todo apartado para Dios. Es por eso que se llaman "santos," porque eso es lo que somos ante  los ojos de Dios. Hemos sido santificados y somos santos ante Dios. Somos aceptos en el Amado.

El mayor incentivo para una vida santa es nuestra posición ante Dios.

Ahora no somos justos en nosotros mismos, pero somos aceptados en la justicia de Cristo. "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21).  

Nuestra santificación posicional es tan perfecta como Cristo es perfecto. Tanto como él es apartado, nosotros, los que estamos en él estamos apartados. Es nuestra unión vital con Cristo. La santificación posicional es tan completa para el creyente más pobre y débil como lo es para el fuerte y maduro. Nuestra santificación posicional depende sólo de nuestra unión y posición en Cristo. En esta posición  ante el Padre el creyente es justo y aceptado delante de él para siempre.

Todos los creyentes están posicionalmente santificados. Sin embargo, la perfección sin pecado no se logrará en esta vida. La Glorificación del creyente será cuando estemos completos ante el Padre en un cuerpo resucitado glorioso. Después, vamos a estar sin pecados y perfectos.

El apóstol Pablo indica el estado o la posición de los creyentes en Cristo en Corinto. Él escribe su carta "a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos" (1 Cor. 1:2). En 1 Corintios 6:11, escribe a los creyentes que recuerdan su conversión diciendo: "Y esto erais algunos de vosotros, pero ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios." 1 Cor. 6:9-10 hablan de sus vidas antes de confiar en Cristo.

El autor de Hebreos ve al creyente aceptado, perdonado los pecados expiados por el sacrificio de Cristo y  ya santificado  "Hemos sido santificados. . . somos  santificados" de una vez por todas por el sacrificio perfecto de Cristo (Heb. 10:10, 29; 2:11; 9:13-14; 10:14; 13:12). Esta posición no cambia nunca.

Nuestra santificación posicional es verdad sin importar el grado de la espiritualidad. Nuestra santificación progresiva es progresiva durante toda nuestra vida cristiana terrenal. Nuestro futuro o la santificación final no se cumplirán hasta que veamos a Jesús en su gloria. Los creyentes de Corinto fueron "santificados" en el sentido de ser apartado y sin embargo fueron "carnal."

Nuestra santificación posicional como se dice en Hebreos 10:10 es una acción completada en el tiempo pasado con los resultados actuales. Ahora estamos permanentemente santificados por la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Cristo ha satisfecho plenamente, libremente, y para siempre todas las demandas de la santa ley de Dios contra nosotros. Dios ha juzgado con justicia todos nuestros pecados a través de la muerte de Cristo.

"En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre" (Hebreos 10:10). "Por su voluntad hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre." Hemos sido apartados por el sacrificio del cuerpo de Jesucristo hecha una vez por todas. Las palabras traducidas como "hecho santo" se han traducido "santificar." Aquí el tiempo griego, así como el contexto deja claro que la santificación es un hecho consumado. En ninguna parte de Hebreos el escritor se refieren a la santificación progresiva de la vida del creyente. lo trata como si fuera el concepto paulino de la justificación.

Hay una gran seguridad para el creyente cuando él descansa su fe en la santificación que se realiza a través de la muerte de Cristo. Estamos en una nueva alianza de relación con Dios basada en todo el suficiente sacrificio expiatorio de Jesucristo.  

Por otra parte, los santos tienen un "perfecto" estado en la presencia de Dios (Hebreos 11:40; 12:23). Podemos acercarnos a Él con la plena aceptación obtenida a través de la muerte de Cristo (Hebreos 10:19-22).

Charles Wesley escribió elocuentemente:

"No hay condenación ahora me da miedo:
Jesús, y todo en él, es mío!
Vivo en Él, mi cabeza viviente,
Y vestido con la justicia divina,
audaz  me acerco a la multitud eterna,
Y reclamar la corona, a través de Cristo mío."

Cada creyente es santificado en Cristo Jesús (1 Cor 1:2; Cf. Hebreos 10:10), por lo tanto, el Nuevo Testamento llama a todos los creyentes "santos," hagioi. Somos los "santos" o "Santificado."

En Hebreos 10:10 el creyente se encuentra en un estado permanente y continuo de la salvación.
A. T. Robertson dice: "La voluntad divina, no cumplidas con los sacrificios de animales, se realiza en la ofrenda de Cristo ofreciéndose a sí mismo." Dios el Padre trata con nuestros pecados al enviar a Su Hijo a morir por el pecado de aquellos que ponen su confianza en él. Él llevó la pena del pecado y canceló las exigencias de la justicia contra los pecadores para siempre. Dios juzga y castiga el pecado en la cruz. Canceló los reclamos  contra todos los que creen en Jesús.

Dios el Padre nos ama de la misma manera que ama a su Hijo con un amor eterno, infinito e inmutable del cual  nada nos puede separar (Juan 17:23; Efe. 1:3-6; Rom. 8:28-39; Juan 13:1; Santiago 1:17).

Dios el Padre ya nos ve como justificados, santificados y glorificados (Romanos 8:29, 30; 1 Cor. 1:30; Heb. 10:10, 14). 

Dios nos ve como sus hijos adoptivos,  reyes, herederos de los sacerdotes, y coherederos con Cristo (Gál. 3:26; Efe. 1:5; Apo. 1:6; Rom. 8:17; 7:4; Efe. 5:30-32).

Nosotros estamos ya "sentados con Cristo en los lugares celestiales" (Efesios 1:18-23; Fil. 3:14).

En nuestra condición y posición con Dios, somos tan perfectos como lo es Cristo en toda su pureza y hermosura delante de Dios.

Escrituras clave

Hebreos 10:10; 11:40; 12:23; 2 Corintios 5:21; Hechos 20:32; 1 Corintios 1:2; 6:11; Judas 1

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. El creyente tiene un estado inmutable o  posición ante el Señor Dios que nunca cambia.

2. Somos los santos que se han consagrado a Dios de  una vez por todas. Es verdad de todo creyente.

3. Nuestra posición en Cristo es el mayor incentivo para vivir la vida cristiana.

4. Nuestra santificación posicional es verdad sin importar el grado de la espiritualidad.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.