Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Principios de la santificación

El primer paso en nuestro crecimiento en la santidad es considerar  o contar como verdad lo que en el fondo es verdad,  Dios nos ha sacado de Adán y nos ha unido a Jesucristo. Hemos sido trasladados del reino de la muerte al reino de Dios. El apóstol Pablo nos ha dado algo  fácil de entender y fácil de aplicar el principio que dice: "Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro" (Romanos 6:11). "Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús" (Romanos 6:11).

Muertos al pecado

El hecho básico en la mente de Pablo es el creyente,  que a muerto al pecado. Es la identidad del creyente, que ha muerto al pecado. No puede vivir en el pecado.

Esta es la primera exhortación en el libro de Romanos. Realmente estamos muertos al pecado y vivos para Dios. Se refiere a un acontecimiento del pasado, porque hemos muerto al pecado, tenemos que contar, considerar, reconocer, siempre y contar  de este hecho. Puesto que esto es verdad  nosotros somos transformados por la renovación de nuestra mente (Romanos 12:1-2). En Lo que se enfocas tu mente eso determina en forma genial lo que se convertirá  cuando sea un cristiano. Usa tu mente como un instrumento de la justicia en lugar de una mentalidad carnal.

Pablo está diciendo que esto es lo que usted es "en Cristo." Sea lo que es para la gloria de Dios. No trate de ser lo que no es, eso es ser  hipócrita. Siga adelante y cuente, cuente  o calcule en el gran hecho de que quien es usted "en Cristo."

Pablo aplica la gran verdad de nuestro trato con el pecado. "Consideremos" está en la posición fundamental. No se nos ordena a ser muertos al pecado y vivir para Dios. Estamos para recibir los hechos y contar con lo que se obtuvo en virtud de nuestra unión vital con Cristo. Ser "muertos al pecado" es el resultado de  una vez por todo el acontecimiento decisivo de haber muerto al pecado, por la unión con Cristo en la eficacia de su muerte.

La muerte y resurrección de Cristo ha cambiado nuestra posición eternamente con Dios y por lo tanto debemos vivir en armonía con esa  nueva posición con él.

El tiempo presente en el griego y los puntos de contexto a un proceso continuo. Esta es una realidad que continúa durante toda la vida cristiana. Es un hecho y no cambia.

El apóstol Pablo hace hincapié en que el creyente ha de tomar en serio su muerte con Cristo (Romanos 6:8) y la muerte de Cristo al pecado (Rom. 6:10). Puesto que Cristo ha muerto al pecado, y puesto que el creyente ha muerto con Cristo, el creyente está muerto al pecado y debe  reconocer el hecho de esa  muerte.

Pablo dice que el creyente ha de contarse a sí mismo como muerto a él. Siente la tentación y, a veces peca. El pecado del creyente es bastante fuera de lugar. Él ha sido puesto en libertad. Es como si estuviéramos muertos. Donde el pecado se refiere  él está entre los muertos. Al igual que la persona muerta que ha sido liberado de su dominio. La muerte es permanente. Una vez unidos a Cristo, él debe contarse a sí mismo como muerto al pecado para siempre.

Vivos para Dios

El cristiano debe considerar  también que está vivo para Dios. Su vida ha tomado una dirección diferente, que se dirige al servicio de Dios.

El creyente es "en Cristo" denota una relación de vida que lo une a su Señor. Tenemos una relación íntima con nuestro Salvador. Es sólo cuando estamos "en Cristo" que podemos vivir para Dios. Dios siempre ve al creyente "en Cristo".

Debido a este gran hecho  Pablo escribe: "No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus apetitos; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia" (Romanos 6:12-14).

Cada cristiano maduro luchas con el pecado todos los días (1 Juan 1:8-10; 2:1-2). Lo más serio es que usted está en su vida espiritual más sensible que usted esta a la presencia del pecado en su vida.  Estamos en una guerra espiritual y será hasta que veamos a Jesús cara a cara en el cielo. Es nuestra responsabilidad como creyentes de luchar contra el pecado. Es fácil ceder a nuestros cuerpos a la naturaleza pecaminosa, pero tenemos una opción. Vivimos en estos cuerpos de carne, pero también estamos "en Cristo." El "hombre nuevo" o persona nueva en Cristo siempre aborrecerá el pecado y perdurará por  la justicia.

El pecado sigue siendo una fuerza con la cual tenemos que tratar en la vida cristiana. Tiene su dominio sobre nosotros a través de nuestros cuerpos físicos. La lucha con el pecado es desde dentro. Se puede controlar nuestros cuerpos si nos sometemos a él. Puedo llegar a ser un esclavo de los deseos de la carne. Es posible que podamos ofrecer nuestros cuerpos al pecado como instrumentos de iniquidad, pero no tiene que hacerlo.

El Espíritu Santo trabaja para producir el carácter santo de Cristo en el creyente. "No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus apetitos" (Rom. 6:12). No tenemos que ceder ante el reino del pecado en nuestros cuerpos. Ahora hay un nuevo principio que trabaja  en nosotros, porque estamos unidos a Cristo. "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria." Contamos con su vida y su poder disponible para nosotros. Jesús dijo a sus discípulos: "Yo en vosotros, y vosotros en mí." Ese es el secreto y el principio para la vida sobre el pecado. No tenemos que ceder nuestros cuerpos al pecado. Ya no somos esclavos del pecado.

Cuando el apóstol Pablo dijo: "No presentéis " (Rom. 6:13) Él está apuntando a un final de una actividad. "Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado." "Que no reine el pecado" es el imperativo (Rom. 6:12). El pecado no tiene dominio sobre el creyente, por lo tanto no deje que el reine.

Por otra parte, no todo es negativo con Pablo. Él pone el énfasis  en la vida nueva en Cristo. Ahora podemos ofrecer nuestros cuerpos como instrumentos de justicia. "De una vez por todas, presentaos a Dios" (v. 13). Ahora que usted sabe quién es "en Cristo," siga  adelante y actué como corresponde.

El creyente ha "muerto al pecado," pero él no está muerto, está vivo en Cristo. Presentes "los miembros" a Dios "como instrumentos de justicia." Ahora que pertenecen a Dios use  vuestro cuerpo para los propósitos de Dios y  gloria.

Los creyentes no son esclavos del pecado, la carne y el diablo! Jesucristo es su Señor. Tenemos que presentarnos ante Dios como personas que han resucitado de los muertos. Vamos a presentarnos nosotros mismos y a nuestros miembros de una vez por todas a el compromiso con él.

Una de las cosas que he encontrado tan beneficioso en mi crecimiento personal y para ayudar a los demás creyentes es hacer de una vez por todo el compromiso de su vida a Cristo y luego a comenzar cada día con un compromiso renovado de ese día para él. "Señor Jesús, encomendó este día a usted. Aquí está mi vida, tómela  y viva su vida en y a través de mí. Me pongo a su disposición para hacer lo que quieras en y a través de mí en este día. En el nombre de Jesús yo oro."

Escrituras clave

Romanos 6:1-25; 12:1-2;

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. En Lo que se enfoca tu mente eso determina en forma genial en lo que se convertirá  un cristiano.

2. El creyente tiene una nueva identidad. Ha muerto al pecado y no pueden seguir viviendo en pecado. Él está vivo en Cristo.

3. Vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.

4. Usa tu mente y el cuerpo como un instrumento de justicia.

5. Dese  cuenta de su posición en Cristo y actué como corresponde.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.