Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

La progresiva santificación

Lo que Dios ha comenzado en la regeneración Él trabajará para continuar sin interrupción a lo largo de la vida del creyente.

"Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo" (Filipenses 1:6).

Si usted pone su confianza en Jesucristo como su Salvador, Dios ya ha comenzado su trabajo de perfeccionamiento en usted. No se detendrá hasta que haya logrado su objetivo en ti. Es verdad que Dios ha perfeccionado para siempre a los creyentes por su fe en Cristo, pero también es igualmente cierto que el creyente está lejos de ser perfecto en la vida cotidiana y la práctica (Fil. 3:12-15). El trabajo práctico de perfeccionamiento está siempre delante de los creyentes en esta vida. En el habrá  hambre de justicia y odio al pecado.

"Creemos que la santificación es el proceso del cual es de acuerdo a la voluntad de Dios, se nos hace partícipes de su santidad, que es un trabajo progresivo, que se inicia en la regeneración, y que se lleva a cabo en el corazón de los creyentes por la presencia y el poder del Espíritu Santo, el Sellador y Consolador, en el uso continuo de los medios nombrados, especialmente la Palabra de Dios, el auto-examen, la abnegación, la vigilancia y la oración" (Nueva Hampshire Confesión Bautista de 1833, artículo X).

La santificación práctica, y progresiva o la experiencia comienza cuando nacemos de nuevo y se coloca "en Cristo" (2 Cor. 5:17; Juan 3:5, 8).

La santificación progresiva es un trato diario con nuestros pecados y crecer en santidad. Esta santificación progresiva que culminará en la santificación perfecta cuando veamos a Jesús y seamos como Él eternamente. El Crecimiento en la santidad debe seguir la conversión (Efe. 1:4; Fili. 3:12).

La vida cristiana comienza con la regeneración por el cual el Espíritu Santo  implanta la vida espiritual en el creyente. La santificación comienza en el mismo momento del nuevo nacimiento y Dios progresivamente separa al creyente del pecado de sí mismo. El transforma toda la vida hacia la santidad y la pureza.

Este proceso de la santificación no se acaba nunca en esta vida terrenal. Será consumada en la glorificación cuando el creyente a través de la muerte y la resurrección o en el rapto este en la presencia del Señor Dios según la imagen de Jesucristo.

Los creyentes han sido "apartados," santificado, de una vez por todas por la perfecta ofrenda del cuerpo de Cristo por nuestros pecados. Todos los creyentes están posicionalmente santificados. Esta es nuestra nueva posición con Dios, como cristianos. Nuestra posición es lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo. Santificación progresiva, por otra parte, se refiere a la santificación como experiencia en la vida diaria del creyente. Victoria diaria sobre el pecado en sí es una separación para Dios y por lo tanto, es la santificación. Esta debe ser una experiencia de crecimiento cada vez mayor.

Se trata de nuestra disponibilidad al Espíritu Santo, nuestra separación del pecado, y nuestro crecimiento en la semejanza de Cristo. Cada cristiano es una persona santificada, que pertenecen a Cristo, y por lo tanto, debe evitar la inmoralidad (1 Cor. 6:13-14; 2 Cor. 7:1). Estamos involucrados en una lucha de por vida contra el pecado y un momento a momento de sumisión al Espíritu Santo para la victoria.

Romanos 12:1 exhorta al creyente a "que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto." Es una elección que hacemos como creyentes. Nadie más puede tomar esa decisión por nosotros. Es auto-determinada y se repite a menudo. Estamos a "considerar" o "Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro" (Romanos 6:11). Basado en esa verdad "No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus apetitos" (Rom. 6:12). "El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia" (Romanos 6:14). El principio se expresa claramente en Romanos 6:22, "Pero ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación y, como fin, la vida eterna."

En Romanos 6:5-23 el apóstol Pablo hace hincapié en las actitudes correctas para la santificación. Se van a contar con Cristo, clama a la justicia y obediente le sirven fielmente. "Ahora bien, Dios te ha liberado del pecado y te hizo Sus siervos."

El Espíritu Santo usa la Palabra de Dios en la prevención del pecado en la vida del cristiano. El salmista declaró: "En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti" (Salmo 119:11).

El ministerio de intercesión de nuestro gran sumo sacerdote en el cielo que  pastorea a sus ovejas  nos impide del pecado (Rom. 8:34). Cristo "intercede por nosotros." El autor de Hebreos escribe: "Él es capaz de salvar perpetuamente a los que se acercan a Dios a través de él, ya que está siempre vivo para interceder por ellos" (Rom. 7:25).

El Espíritu Santo mora en el creyente con el propósito de que nos permita vencer el pecado y ajustarnos a la semejanza de Cristo. Cuando "Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne, sino que produzcan el fruto del Espíritu" (Gálatas 5:16, 22).  

Dios ha hecho provisión completa cuando el cristiano peca. Dios ha provisto la limpieza y el perdón a través del sacrificio todo suficiente de Cristo (1 Juan 1:6-10). Nuestra naturaleza caída está siempre inclinados al pecado (Rom. 7:21; 2 Cor. 4:7; 1 Juan 1:8).

Las Escrituras no prometen la erradicación de nuestra naturaleza caída. Sin embargo, el Espíritu Santo nos da momento a momento la victoria  a través de su presencia permanente (Gál. 5:16-23). El creyente debe estar bajo el control del Espíritu y caminar como corresponde  (Efe. 5:18; Gál. 5:16).

Nuestra santificación es una creciente sensación de cuán pecadores somos en realidad, por lo que constantemente nos  convertiremos en y dependeremos  de Cristo para todas nuestras necesidades.

No sólo existe el lado negativo de la santificación en la eliminación de pecado, que es también nuestro crecimiento en la semejanza de Cristo. El apóstol Pedro escribió: "creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo" (2 Ped. 3:18). Hemos de ser "conformes a la imagen" de Cristo (Romanos 8:29). Al contemplar la gloria de Cristo resucitado se nos "a transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor" (2 Cor.  3:18).

La santificación progresiva nos hace más y más, aparte de "el mundo, la carne y el diablo", y nos hace más y más como nuestro Señor resucitado en carácter. Sólo en la medida que "permanecemos en Él", que crece la madurez cristiana. El resultado final de una vida totalmente rendido a Dios es vida eterna.

El Espíritu Santo aplica a los creyentes en su conversión lo que Cristo realizó con su muerte y resurrección (Efe. 2:4-7). El mismo sacrificio expiatorio de Cristo  que obtuvo  nuestro perdón también llevó a cabo nuestra santificación.

La vida santificada es una vida de comunión personal con el Padre en Cristo (Gálatas 2:20). Es una vida de filiación, de amor, de confianza (Rom. 8:15; Gál. 4:6.). Dios en su gracia  nos da. La vida cristiana es una relación íntima y personal con él.

El fruto de esa vida es la santidad. Si usted está viviendo una vida de pecado, su conducta es incompatible con cualquier otra profesión cristiana que pueda tener.

La santificación incluye toda la vida." siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo" (Efesios 4:15).

El cristiano maduro sabe que siempre está en Romanos 7, apartado por el Espíritu Santo. Nuestra dependencia del Espíritu Santo no es algo que se logra de una vez por todas, sino es el resultado de una lucha diaria y un compromiso constante de  renovación.

Dios no va a renunciar  su objetivo de hacerte  como Cristo. Él no va a renunciar hasta el día que le presenta completo, perfecto y maduro al Padre en el cielo.

Escrituras clave

Filipenses 1:6; 3:12-15; 2 Corintios 5:17; 7:1; Efesios 1:7; 1 Corintios 6:13-14; Romanos 6:11-14; 7:1-25;1 Juan 1 :8-2:2; Gálatas 5:16-23; 2:20

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. Dios siempre termina lo que comienza. Él no va a renunciar a nosotros hasta el día en que nos presente completos en Cristo.

2. Dios comenzó la buena obra en usted cuando nació de nuevo.

3. Santificación progresiva es un trato diario con nuestros pecados y crecer en santidad.

4. El Espíritu Santo mora en nosotros con el propósito de  permitirnos  vencer el pecado y conformarnos a la semejanza de Cristo.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. span lang="es-ec">Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.