Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

El Propósito Eterno de Dios

El Señor Dios actúa de acuerdo a su buena voluntad. De hecho, Él "hace todas las cosas según el designio de su voluntad" (Efesios 1:11). Hay cosas que Dios ha determinado y ordenado antes de que él había hecho nada. Dios decidió ciertas cosas en la eternidad antes de que él hiciera algo de la historia. Dios ha tenido un plan inalterable con respecto a su creación desde la eternidad. Los teólogos se refieren a esto como los decretos eternos de Dios.

"Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él" (Efesios 1:4). Dios siempre es perfectamente coherente con sí mismo en su naturaleza sabia, compasiva y santo. Él nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos" (2 Timoteo 1:9; cf. Rom. 8:28-30). Él está en consistencia con sus decretos eternos de lo que Él ha determinado y decidido por su creación, los hombres y las mujeres, la salvación, etc. antes de que el mundo fuera creado.

CREADO PARA DIGNIDAD

"En el principio creó Dios..." Son las palabras más majestuosas y solemnes. "En el principio creó Dios los cielos y la tierra.... Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó" (Génesis 1:1, 27).

Así comienza la auto-revelación de Dios al hombre. Dios creó todo en el universo de la nada. En su infinita sabiduría, el poder soberano y Él es el Creador de todo lo que existe. Nadie ha llegado a una explicación más clara de la existencia del universo y del hombre más que la respuesta bíblica. Jehová Dios es el diseñador principal y creador de la humanidad. Y vio Dios que era "muy bueno" (Génesis 1:31; Isa 42:5; 45:18; Juan 1:1-3; Hechos 14:15; 17:24; Col. 1:16 - 17; Heb 1:10; Apocalipsis 4:11).

Hay un solo Dios, y Él es tan poderoso que sólo tuvo que hablar y el mundo entró en existencia. Él es el inicio personal que está detrás de todo esto, y él tiene un propósito eterno de su existencia.

 ¿Cuál es el propósito eterno de Dios para la humanidad?

"El fin principal del hombre es glorificar a Dios y disfrutar de Él para siempre," afirma el Catequista de Westminster.

"Oye, Israel: Jehová, nuestro Dios, Jehová uno es. Amarás a Jehová, tu Dios, de todo tu corazón, de toda tu alma y con todas tus fuerzas" (Deuteronomio 6:4-5). Él no comparte su gloria con otro (Éxodo 20:5; 34:14).

Jehová Dios creó al hombre para tener comunión con Él mismo. Jesús dijo: "Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado . . . . para que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste" (Juan 17:3, 21). La vida eterna viene a través de una relación personal con Dios en Cristo Jesús se trata de una comunión viva con él. Nosotros tenemos comunión unos con otros," y de hecho nosotros estamos en comunión con el Padre, y con su Hijo Jesucristo" (1 Juan 1:3).

CONSECUENCIAS DE LA REBELIÓN DEL HOMBRE

Adán y Eva disfrutaban de la libertad de vivir en perfecta comunión con su Creador y adorarle.
Sin embargo, optaron por su propia voluntad para rebelarse y desobedecer a Dios (Génesis 3:1-8). Que la comunión con Él estaba rota, y que ha afectado nuestra relación con él.

La desobediencia de Adán, porque él era el representante de toda la raza humana, tuvo consecuencias desastrosas en todo el mundo a través de la historia. El pecado de Adán trajo condenación para toda la humanidad. "Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación que produce vida" (Romanos 5:18). Por su propia desobediencia todos fueron llamados pecadores. Por el pecado de Adán, todos murieron espiritualmente (Romanos 3:1-20; Efe. 2:1-3).

 A causa del pecado original que todos nacemos moralmente caída. Nosotros nacemos con una naturaleza caída que nos ha llevado de Dios hacia el pecado en todas las áreas de la vida. Somos pecadores, porque causa de esta naturaleza maligna. Cada área de nuestra personalidad se ve afectada por este error. Hacemos decisiones equivocadas basadas en el pensamiento equivocado. Somos culpables ante Dios. "porque la paga del pecado es muerte..." (Rom. 6:23a). "El alma que peque esa morirá" (Ezequiel 18:4).

Además, todo pecado personal es por decisión propia. Si decimos que no, sólo nos engañan (1 Juan 1:8). "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron " (Romanos 5:12). Es por eso que necesitamos ser salvados. Porque somos pecadores, no podemos ganar o merecer el perdón de los pecados.

REDENCION A TRAVES DEL CORDERO DE DIOS

Como un Dios justo y santo Él no tenía que salvar a nadie. Sin embargo, porque él es un Dios de amor de la gracia que Él escogió para redimir al hombre pecador. Dios en Su gracia soberana elegido a Abraham ya sus descendientes a ser su pueblo escogido (Génesis 12:1-3). A través de la nación elegida "todas las familias de la tierra serán bendecidas."

Cordero de Dios

Todos los símbolos del Antiguo Testamento, las profecías y los tipos de puntos para la venida del Cordero de Dios que se levantará y que quitara el pecado del mundo (cf. Génesis 3:21; 4:4; 22:8, 13 – 14; Exo. 12:13, 23; Lev. 17:11; Isa. 53; Juan 1:29; Hechos 8:26; 1 Pedro 1:18-20; Apocalipsis 5:9, 12; 6:15 -17; 19:11-21, etc.).

Por lo tanto, el apóstol Pablo escribe siglos después, "Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras" (1 Cor. 15:3). Después de su resurrección Jesús enseñó a sus discípulos: "Empezando por Moisés y por todos los profetas, les explicó lo que se trataba de el en todas las Escrituras" (Lucas 24:27). Cristo se vio reflejado en todo el Antiguo Testamento.

Moisés dio al pueblo escogido de Israel de la Ley para guiar su conducta moral y social (Éxodo 20:1-17). La Ley no fue dada como un medio para lograr la salvación. Sin embargo, ha demostrado su incapacidad para vivir de acuerdo a las exigencias de la justicia de Dios. Puso de manifiesto la depravación del hombre y la necesidad de ser salvos por gracia mediante la fe en el Siervo sufriente del Señor (Isa. 53).

 ¿Por qué la Ley?

"Entonces, ¿para qué sirve la Ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniera la descendencia a quien fue hecha la promesa; y fue dada por medio de ángeles[u] en manos de un mediador. Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno. Entonces, ¿la Ley contradice las promesas de Dios? ¡De ninguna manera! Porque si la Ley dada pudiera vivificar, la justicia sería verdaderamente por la Ley. Pero la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuera dada a los creyentes. Pero antes que llegara la fe, estábamos confinados bajo la Ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. De manera que la Ley ha sido nuestro guía para llevarnos a Cristo, a fin de que fuéramos justificados por la fe" (Gálatas 3:19-24). "Pero sabemos que todo lo que la Ley dice, lo dice a los que están bajo la Ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios, porque por las obras de la Ley ningún ser humano será justificado delante de él, ya que por medio de la Ley es el conocimiento del pecado"(Romanos 3:19-20).

En contraste con el pueblo de Israel, Jesús cumplió perfectamente la Ley (Mateo 5:17; Hebreos 4:15; 7:26; 1 Pedro 2:21-23; 1 Corintios 5:21). Él vivió una vida perfecta. Él nunca experimentó el pecado personal. El Padre celestial le dio su aprobación diciendo: "Este es mi Hijo amado en quien tengo complacencia" (Mateo 3:17; 17:5). En él no había pecado.

Jesús, nuestra Redención

Dios envió a Su Hijo a morir como un rescate por los pecadores (Mateo 20:28; 1 Tim. 2:5-6; Gal. 1:4). La muerte de Jesús pagó el precio de todos nuestros pecados (Romanos 5:6, 8; Gal. 3:13; 4:4-5). "Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados a todos nos gusta ovejas, cada cual se apartó. A su manera, pero el Señor ha hecho que el pecado de todos nosotros a caer sobre él" (Isaías 53:5-6). Jesús dijo: "Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino a servir ya dar su vida en rescate por muchos" (Marcos 10:45).

El apóstol Pedro declaró que esta gran verdad. "Israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a este, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándolo. Y Dios lo levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuera retenido por ella" (Hechos 2:22-24).

"Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguien tuviera el valor de morir por el bueno. Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:6-8).

"Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21).

Salvados por gracia mediante la fe en Jesús

"De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16).

"Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su gran misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos" (1 Pedro 1:3).
"Y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con miras a manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús" (Romanos 3:24-26).

"Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9). "Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la Ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la Ley, por cuanto por las obras de la Ley nadie será justificado"(Gálatas 2:16).

 LA IGLESIA

La iglesia es el gran misterio de Dios, oculto a lo largo de los siglos y revelado por Dios a través de la revelación divina a los apóstoles (Efesios 3:1-13). Se trata de un organismo vivo de todos los verdaderos creyentes en Cristo que incluye tanto judíos como gentiles.

El nacimiento de la iglesia fue en el día de Pentecostés, registrado en Hechos capitulo dos. El Señor incluidos los Judíos y no Judíos creer en su iglesia. ¿Qué es este gran misterio? El apóstol Pablo escribió: "que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio" (Efesios 3:6). No hay distinción en el cuerpo de Cristo entre el Judío y el no-Judío. Cada creyente en Jesucristo ha sido justificado por la fe en la gracia salvadora de Dios y en un miembro de su cuerpo. "Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente descendientes de Abraham sois, y herederos según la promesa" (Gálatas 3:28-29).

La edad de la iglesia se dará con el rapto.

¿Qué pasa con el pueblo de Israel?

"Porque yo no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis sabios en vuestra propia estimación-que un endurecimiento parcial ha acontecido a Israel hasta que la plenitud de los gentiles haya entrado, y así todos los Israel será salvo, como está escrito: "el libertador vendrá de Sion; quitará de Jacob la impiedad." "Este es mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados" Desde el punto de vista del evangelio, son enemigos por causa de mí, pero desde el punto de vista de la elección de Dios, son amados por el bien de los padres, porque los dones y la vocación de Dios son irrevocables" (Romanos 11:25-29).

Dios no ha abandonado a Israel. Dios es poderoso para injertarlos de nuevo. Hay un "remanente" de la verdadera Judíos terminado que han aceptado a Jesús como el único Mesías verdadero. Esta es la evidencia de que Dios no ha desechado a Israel de forma permanente. "No ha desechado Dios a su pueblo, ¿verdad?" preguntó el apóstol Pablo (Romanos 11:1, 2, 5).

Cuando la iglesia se haya completado, habrá una gran reunión de los judíos que creen en Jesús y Su sacrificio expiatorio perfecto por el pecado (Romanos 11:25-26). Hay un "endurecimiento parcial" o una fría torpeza mental. Pablo dice que esta percepción espiritual continuará "hasta que la plenitud de los gentiles haya entrado y por lo tanto, todo Israel será salvo." Esta necesidad no significa que todos los judíos sin excepción alguna se salvará, pero Israel como un todo, responder al evangelio de Jesucristo. Una plenitud de Judíos algún día responderá porque ese es el objeto eterno del amor Dios eligió. Es un acto de la gracia de Dios. El rechazo no es definitivo, no se ha completado. Un gran número vendrán a Cristo un día. El "endurecimiento parcial," llegará a su fin.

No será sólo un remanente de Judíos que serán salvos. Estamos siendo testigos y disfrutando de la edad de los gentiles. La "plenitud de los Judíos" ha de entenderse en el mismo sentido que "la plenitud de los gentiles" (v. 25). La conversión a gran escala de los gentiles debe ser seguida por conversión en gran escala de Israel (v. 26). Esto está en agudo contraste con su incredulidad actual. Pablo tiene en mente la restauración de Israel como pueblo de fe. No se lleva a cabo una conversión de los no-Judíos y luego una gran reunión de los Judíos. Habrá una gran conversión de Judíos después de la plenitud de los gentiles que son salvos. No hay ninguna base de espiritualizar "Israel" en el v. 26. La referencia es para el pueblo judío, a toda la nación. No puede referirse a la iglesia. El rechazo actual de Israel no es permanente.

LA CONSUMACION DE NUESTRA REDENCION

El Rapto

El próximo gran evento en la historia de la salvación será el rapto de la iglesia. "El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" (1 Tesalonicenses 4:16-17). "Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. Os digo un misterio: No todos moriremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados, pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad" (1 Corintios 15:50-53).

La Gran Tribulación

Llegará un tiempo de angustia terrible y el juicio sobre la tierra (Mateo 24:21). Nada como esto se ha visto antes en la tierra. Durante este período de siete años la figura política más importante será un hombre descrito como "la bestia" (Apocalipsis 13:1-8), y su potente ayuda política será un falso profeta (13:11-17). Se va a controlar la población del mundo a través de los poderes satánicos, engaños e intrigas políticas. Ellos serán los dictadores del mundo el control de la humanidad, política, económica y religiosamente.

El período de la Gran Tribulación será un tiempo de los juicios de Dios que llegará a su clímax en la batalla del Armagedón (Apocalipsis 6-18). Las personas que confían en Cristo durante el tiempo que durará la terrible persecución por su fe.

La Segunda Venida

A medida que la batalla de las edades alcanza su punto culminante en la llanura de Armagedón el Señor Jesucristo regresará (Apocalipsis 19:1-11). Cristo se apoderara de la bestia y el falso profeta y los echará en el lago de fuego. "Vi a la bestia y a los reyes de la tierra y sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo y contra su ejército. La bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos" (Apocalipsis 19:19-21).

Cristo atará a Satanás por mil años. "Vi un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años. Lo arrojó al abismo, lo encerró y puso un sello sobre él, para que no engañara más a las naciones hasta que fueran cumplidos mil años. Después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo" (Apocalipsis 20:1-3).

El Reino Milenario

Jesucristo reinará mil años después de la batalla de Armagedón. Todos los creyentes con Cristo volverán, y se unirá con los que creyeron en el tiempo de la tribulación.

"Vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar. Y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene poder sobre estos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él mil años" (Apocalipsis 20:4-6).  

Satanás será liberado por un corto período de tiempo al final del reinado de mil años para engañar a "las naciones" (Apocalipsis 20:7-9). Todos los incrédulos serán arrojados con Satanás "en el lago de fuego y azufre, donde están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos" (vv. 9b-10).

Dios también resucitará a todos los no creyentes y los juzgará y los echara "en el lago de fuego" (Apocalipsis 20:11-15).

Los  Nuevos Cielos y la Nueva Tierra

Toda la creación se llega a un clímax cuando Dios destruya el primer cielo y la tierra y re-creara "nuevos cielos y nueva tierra" (Apocalipsis 21-22). "Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado y el mar ya no existía más. Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo. Y oí una gran voz del cielo, que decía: "El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios" (Apocalipsis 21:1-3).

"El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Entonces los cielos pasarán con gran estruendo, los elementos ardiendo serán deshechos y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.  Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia" (2 Pedro 3:9-13).

Apocalipsis 21-22 da más detalles de ese glorioso cumplimiento de nuestra redención en Cristo Jesús.

Tres veces en Apocalipsis 22 Jesús dijo: "He aquí yo vengo pronto" (Apocalipsis 22:7, 12, 20). Salvos por gracia, que será nuestro tema en el cielo porque Dios recibe toda la gloria. Que Él es siempre coherente consigo mismo debería llevarnos a cantar alabanzas a su nombre por toda la eternidad. Si usted es un hijo de Dios, es por su gracia. Dios estaba decidido a salvarnos. Siempre cumple sus promesas (Romanos 8:28-30; Filipenses 1:5-6). Nada, ni siquiera Satanás, te puede sacar de la palma de sus manos o hacer que Dios no complete sus decretos eternos (Juan 10:22-30; 6:37, 44; Hechos 13:48; 2 Tesalonicenses 2:13; 2 Timoteo 1:9). Él te conocía a ti  y a mi antes de la fundación del mundo y escribió nuestros nombres en el Libro del Cordero de la vida, incluso antes de que el mundo fuese creado. El Señor Dios es soberano y lo que el determina y decreta eso es lo que viene y lo que pasara. Nada puede impedirlo. Nadie puede frustrar sus planes.

No, los decretos de Dios no niegan la existencia de agentes libres y el libre albedrío. Usted debe tomar una decisión personal de poner su fe en Jesucristo como su Salvador personal. ¿Cuál es su relación con Jesucristo? "Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí."(Juan 14:6). Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo. Es su decisión. Decirle que no es  rechazarlo y pasar la eternidad en el infierno.

¡Aun así, ven, Señor Jesús!

Escrituras claves

Efesios 1:11, 4; 2 Timoteo 1:9; Rom. 8:28-30; Deuteronomio 6:4-5; Filipenses 1:5-6; Juan 10:22-30; 6:37, 44; Hechos 13:48; 2 Tes. 2:13; 2 Pedro 3:9-13; Rom. 11:25-26

Principios permanentes y Aplicaciones Prácticas

1. El Señor Dios hace todas las cosas según el designio de su voluntad.

2. Hay cosas que Dios ha determinado y ordenado antes de crear cualquier cosa. Él tiene un plan inalterable con respecto a su creación desde la eternidad.

3. El plan de Dios es que el arco de la creación en la sumisión a él. Un día se doblará toda rodilla y toda lengua confesará que Jesucristo es Señor para gloria de Dios Padre.

4. Hoy usted tiene la oportunidad de someterse a él. ¿Cuál es su actitud hacia Jesucristo? ¿Cuál es tu relación con él? Su destino eterno depende de su decisión de creer o rechazarlo.

5. Los decretos de Dios no niega la existencia de agentes libres y el libre albedrío.

6. Si usted es un hijo de Dios, es por su gracia salvadora. Dios estaba decidido a salvarlo. Siempre cumple sus promesas. Eso debe dar seguridad a todos los creyentes.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.