Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Santificación - Distinción de otras doctrinas

Es importante en cualquier estudio de la santificación  distinguir claramente las diferencias entre ella y otras doctrinas de  salvación.

Por ejemplo, la regeneración es la implantación de una nueva vida espiritual en una persona que fue "muerto en delitos y pecados." Esta nueva vida viene de Dios, y es el principio o inicio de la vida cristiana. Que es tan dinámico que cuando una persona recibe esta nueva vida se dice que es "nacido de nuevo" o "nacer de nuevo." Regeneración es la obra del Espíritu Santo (Juan 3:3, 5, 6, 8) y por este acto el creyente es habitado por el Espíritu Santo. El apóstol Pablo lo describe como una persona como "espiritual" en lugar de "natural" (1 Cor. 1:12-14).

La santificación es la obra del Espíritu Santo en nosotros. La santificación es específicamente el trabajo de la morada y la dirección de Espíritu Santo en la vida de la persona regenerada.

El llamamiento es dirigido a nuestra conciencia y provoca una respuesta en nuestra conciencia. Nos convertimos cuando nos alejamos de nuestra falta de fe y confianza en Cristo como nuestro Salvador.

La regeneración es la renovación que se registra en nuestra conciencia en la experiencia de la fe y el arrepentimiento, el amor y la obediencia.

La justificación es la liberación de la pena del pecado, donde la santificación es la liberación del poder del pecado. La justificación es el acto judicial de Dios en el principio de la vida cristiana, por el cual se absolvió a la vez  el perdón de toda nuestra culpa, y nos representó legalmente justo sobre la base de la muerte expiatoria de Jesús. Se trata de una vez por todas las declaraciones por Dios como el juez que absolvió al pecador creyente.

Es imprescindible que tengamos en cuenta que la justificación no hace ningún cambio real en nosotros. La justificación es una declaración de Dios acerca de nuestra relación con él. Sin embargo, la justificación y la santificación van de la mano, y uno no puede ser  justificado, sin ser santificado porque  la santificación posicional, se lleva a cabo al mismo tiempo. La progresiva  santificación trata con como la persona justificada debe vivir la vida cristiana (2 Cor. 13:4; Gal. 5:13). Se trata de la vida cristiana cotidiana.

La glorificación es la culminación de la obra de Dios de la santificación. Se lleva a cabo cuando estamos delante de Jesucristo al final de esta vida terrenal.

Sin embargo, la santificación comienza cuando un individuo se convierte en un creyente en Jesucristo, y continúa progresivamente hasta que la muerte lo lleva a la presencia de Cristo.

La Confesión de Fe de Westminster resume sucintamente la santificación: "Los que son eficazmente llamados y regenerados, teniendo un corazón nuevo y un nuevo espíritu creado en ellos, son más santificados real y personalmente, a través de la virtud de la muerte y resurrección de Cristo, mediante su palabra y Espíritu Santo que habita en ellos, el dominio de todo el cuerpo del pecado sea destruido, y muchos de los deseos  son cada vez más debilitados y mortificados, y  más acelerado y reforzado en todas las gracias salvadora , a la práctica de la santidad de la verdad sin la cual nadie verá al Señor."

Ganamos la victoria en la guerra espiritual a medida que caminamos en el Espíritu. "A través del suministro continuo de la fuerza del Espíritu santificador de Cristo, la parte de regenerar ¿Acaso supera, y así los santos crecen en gracia, perfeccionando la santidad en el temor de Dios."

La santificación depende de la fuerza transformadora del Espíritu Santo sobre toda la longitud de la vida cristiana. Se trata de un cambio progresivo en el carácter de la persona que ha sido inmediatamente justificado por gracia mediante la fe en Cristo.

La meta de Dios en la santificación es la plena conformidad del creyente a la imagen de Cristo. Es el proceso por el que se renuevan en el hombre interior según la imagen de Dios (2 Cor. 3:18; Rom. 12:1, 2; 3:14; Heb. 6:1; 2 Pedro 3:18).

Cristo es nuestra santificación (1 Cor. 1:30), y su objetivo es nada menos que la conformidad con su carácter (Rom. 8:29). "Sed santos como yo soy santo" (Lev. 11:45; 1 Pedro 1:16; Mateo 5:48).

No es tanto un elemento de posición, en la santificación judicial y un aspecto progresivo y experimental. Dios ha llevado a cabo el juicio de nuestros pecados con el fin de nuestra liberación. En la santificación progresiva nosotros actualmente experimentamos esta liberación. En nuestra experiencia de la salvación está muy claro de una vez por todas la ruptura definitiva con el dominio en el que reina el pecado (Rom. 6:1-14).

Santificación progresiva se basa en nuestra santificación posicional. Se nos manda a una caminata obediente que   tienen su base en el hecho de que se nos ha hecho obediente (Col. 3:2, 3; Fili. 1:6).

Todos los días y en todas las maneras debemos ser cada vez más como nuestro Salvador en su carácter. Esta es la obra de la santificación. Esto es  Dios es la imputación y la transmisión a nosotros la santidad. Dios desea que sus hijos deban ser santos como él.

Jehová Dios es santo con la santidad absoluta. Su santidad no tiene grados. No es progresivo en su santidad. Este atributo de la santidad pertenece a él solo.

Cristo murió en la cruz para limpiarnos de todo pecado. En virtud de su sacrificio expiatorio estamos  en una relación correcta con Él cuando creemos en Él y hemos  nacido espiritualmente. "En él (Cristo) tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia" (Efesios 1:7-8a).

No vamos a experimentar en esta vida la santidad absoluta que sólo pertenece a Dios. Un día vamos a ser santos como Él es santo cuando estemos delante de Él en la gloria en el cielo. Vamos a ser vestidos con el manto de su justicia en su presencia. Hay una santidad relativa y depende de que él comparta con los ángeles y serafines en el cielo y con los hombres redimidos en la tierra como el Espíritu Santo nos santifica. Esta es la zona donde está el Espíritu Santo obra en el creyente. Que comparte con los redimidos por la imputación y por la impartición. El Espíritu Santo obra en el creyente a reconocer confesar y arrepentirse de todo pecado conocido en nuestra vida diaria. "Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado" (1 Juan 1:7). Cuando "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9). Que es la santificación que obra  en nuestras vidas.

La persona que es justificada siempre lo mostrará mediante la consecución de la justicia. La vida santificada es una vida de comunión personal con Cristo día tras día en el que el Espíritu Santo gobierna las expresiones espirituales interiores y exteriores.

Escrituras clave

Juan 3:3-8; 2 Corintios 3:18; 13:4; Gálatas 5:13; Romanos 8:29; 12:1-2; Filipenses 1:6; 3:14; 2 Pedro 3:18;

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. La persona que está justificado por la fe siempre se muestran mediante la consecución de la justicia en su vida personal.

2. La santificación es la fe que justifica en la obra. Es Dios el Espíritu en nosotros conforme a la semejanza de Cristo.

3. Glorificación es la culminación de la santificación.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.