Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

El significado de la santificación

"A causa de la santidad infinita, Dios mismo, Padre, Hijo y Espíritu es eternamente santificado." Él es absolutamente santo. Nadie en el universo entero es santo como Él es santo. Se trata de uno de sus atributos eternos. "Porque santo soy yo, Jehová, el que os santifico" (Levítico 21:8).

Jesús dijo: "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto" (Mateo 5:48). Cristo es santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores. Él es absolutamente santo como el Padre es.

Los cristianos son llamados "santos." Son santos por su llamamiento y  regalo de Dios, y ya han sido santificados, separados, clasificados, "santos hermanos" que son por lo tanto, los "santos."

La palabra griega hagios significa literalmente "separados." Una persona que es hagios es aquel que está separado del mundo para ser consagrado a Dios.

"Santificar" significa "apartado" o "el estado de estar separados." La persona santificada o cosa ha sido separado o separada de otras personas que no son santos a una posición y relación delante de Dios. La palabra "santo" se refiere a la posición de ser separados o separadas, de lo que es impuro.

Es importante tener en cuenta todo lo que enseñan las Escrituras sobre el tema de la santificación y dejar que las Escrituras interpretan nuestras experiencias. Nuestra experiencia no debe ser sustituida por la clara enseñanza de la Biblia. Permita Que la Palabra de Dios explique y ayude a comprender nuestras experiencias religiosas y emocionales. La santificación no se limita a nuestras experiencias. Cada experiencia, que viene de Dios como fuente, será  encontrada de acuerdo a la Escritura.

También es importante mantener un equilibrio entre la santificación y otras doctrinas cristianas. Vamos a tener cuidado de no sobre enfatizar una doctrina y de subestimar a otros. También debemos tener muy en cuenta el carácter distintivo de cada doctrina.

Los términos "santo" y "santificación" no implican necesariamente una perfección impecable. La Biblia se refiere a una "nación santa", "sacerdotes santos", "santos profetas", "santos apóstoles", "hombres santos", "santas mujeres", "santos hermanos", "montaña sagrada" y un "templo santo. "Sin embargo, ninguno de ellos era libre de pecado a los ojos de Dios. Ellos fueron separados por el uso del mundo de propósito especial de Dios. Estaban reservados para su uso exclusivo, así como cuando reserva una mesa en un restaurante de calidad para su uso personal. Nadie más puede usar esa mesa mientras usted está allí. Es para su uso Exclusivos solo.

En las Escrituras encontramos muchas cosas inanimadas que fueron santificados o apartados para el uso de Dios solamente. Estos objetos no podrían estar relacionados con la cuestión del pecado. Es importante tener en cuenta que los patriarcas, profetas, reyes, apóstoles, discípulos, etc. fueron llamados reiteradamente a un mayor grado de santidad. Ellos fueron apartados y otra vez para el uso exclusivo de Dios. Personas o cosas, se convirtieron  en santo, ya que se distinguen por algún motivo elegido.

Nuestro ser un santo que no está sujeto a la progresión. Es nuestra posición ante Dios. Hemos sido apartados para Dios. Eso es lo que nos convierte en un santo. Toda persona nacida de nuevo es tan santa en el momento en que se salva, como siempre será en el tiempo o la eternidad. Usted no puede perder esa posición. Toda la iglesia la cual es Su cuerpo ha sido llamada, las personas separadas. Que pertenecen sólo a Él y nadie más. Todos los creyentes son santos. Incluso la  iglesia más carnal en el Nuevo Testamento eran llamados sus santos. Ellos fueron redimidos y apartados.

Necesidad de la santificación

La necesidad de la santificación progresiva es muy clara en las Escrituras. El hecho de que hemos sido redimidos por la sangre preciosa de Jesucristo y nacido  de nuevo no elimina todos los pecados del corazón y la vida del nuevo creyente. Hemos sido liberados de su poder y corrupción, pero todavía no estamos sin pecado, y no será hasta que veamos a Jesús cara a cara en el cielo.

Sin embargo, todavía hay pecado que mora en nosotros y que tenemos que lidiar con el  (Rom. 6:20; 7:14-25; 1 Juan 1:8; 2:1). Todavía no hemos sido perfectamente conformes a la imagen y semejanza de Cristo. Aún no somos santos como Él es santo.

 La Santificación progresiva tiene como objetivo la eliminación de todo pecado y la profunda transformación de nuestras vidas a la imagen de Jesucristo. El objetivo es que seamos santos como el Señor es santo. Que no se realizará hasta que el cuerpo de nuestra humillación será transformado en la semejanza del cuerpo de la gloria de Cristo. En ese momento, pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad  (Fil. 3:21; 1 Cor 15:51-54; 1 Juan 3:2).

Dios toma todo el pecado en la vida de un creyente seriamente. Santificación y pecados en la vida del creyente es un asunto serio. Cualquier otro pecado en la vida del creyente está en la oposición de la santidad de Dios. Es cierto que somos justificados y ya no hay ninguna condena judicial para los que están en Cristo (Rom. 8:1). Pero eso no excusa el pecado que reside en el creyente y el que lo  comete.  Provoque la ira de nuestro Padre celestial (1 Juan 2:1; 3:3; 2:16).

El pecado en el creyente afecta a su comunión con el Padre y provoca conflictos en su corazón y su vida personal (Rom. 7:14ss; 1 Cor 5:1ss; 6:1ss; 7:1ss). El pecado en cualquier cantidad en el creyente produce tensión en esa persona, porque el Espíritu Santo habita dentro de él. El Espíritu Santo es santo y no tolerará el pecado en su presencia.

Cuanto más sea santificado un creyente será  más conforme a  la imagen de Cristo.
Entre  más profunda e intensa relación tenga con Dios, más consciente será de la gravedad del pecado que permanece y  será una diferencia en  su presencia en su vida. Cuando el creyente se acerca más y más y más al  santo de todos, es cuando más se da cuenta de su pecado personal y debe gritar, "¡Miserable de mí!" (Rom. 7:24). La Biblia es muy clara que el pecado no tiene por qué tener el dominio sobre el creyente (Mt. 5:48; 1 Juan 3:3). Spurgeon dijo: "Una cosa es el pecado que  viva en nosotros y otra cosa es vivir en el  pecado."

La santificación no es la perfección sin pecado en esta vida

¿Qué tan bueno debe ser la persona para ser salvo?

Las normas de Dios para el hombre es completa y perfecta rectitud moral. Él  no debe  tener nada que carezca de la gloria de Dios. No tiene que tener  culpa, como el Señor. Ningún individuo puede estar a la altura de los estándares de Dios. Nada de lo que va a hacer en esta vida será perfecta. Sólo lo que Dios hace es perfecto. Si usted va a alcanzar la perfección que Dios requiere, debe ser como resultado de lo que Dios hace por usted y en usted como un creyente.

No hay ninguna razón para concluir que el cristiano es cada vez mejor y mejor, así que va a ser capaz de decir no más a  los pecados. La verdad es todo lo contrario (1 Juan 1:8-2:2; Phil 3:12-14; Rom 7:14-25).

Dios será fiel a su naturaleza santa, y su propósito para el cristiano es hacerlo como Jesús. Él nos perfeccionara  completamente  en todos los sentidos a la hora de nuestra muerte. Hasta entonces, termina la lucha con el pecado que mora en nosotros. Dios no puede ignorar el pecado en nuestras vidas.

Es útil recordar que la santificación no es principalmente negativa en el Nuevo Testamento. La santificación es el fruto del Espíritu en el creyente (Gálatas 5:22-23). Es el desborde  de su vida en nosotros, a medida que  estemos disponibles para él.

La santificación no es un don milagroso súbito. No hay atajos a la santificación. Es el actual proceso de configuración con el carácter y la imagen de Cristo.

La esencia de la santificación en la iglesia del primer siglo fue una pureza como la de Cristo. Nada menos es un compromiso de pecado.

El apóstol Pablo negó que él ya estaba "perfecto" (Fil. 3:12-13). Pero eso no le impidió llegar a la meta de ser "completo en Cristo" (Col. 1:28). Que le estaba disparando a la perfección. La raíz telei  no significa perfección sin pecado o es incapaz de pecar. Pablo tiene en mente alcanzar el fin señalado, acabado, completo, maduro, sí, perfecto.  Tiene la idea de llegar a su fin con la terminación o perfeccionando.

Esta madurez es claramente parte de la meta del cristiano. Sin embargo, la negación de Pablo, que ya está "perfecto", y sus exhortaciones a la santificación progresiva, muestra que él no cree en una  santificación final, o perfecta puede ser reclamado en esta vida.

La solución de Pablo se encuentra en Romanos 6:11-16. "Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus apetitos; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia. Siervos de la justicia

 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la Ley, sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerlo, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte o sea de la obediencia para justicia?" (Romanos 6:11-16).

Es la perfección del Padre la que debemos esforzarnos por alcanzar. La palabra "perfecto" nos presenta con claridad en nuestra mente que debemos ser "perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto." Este es el estándar más alto posible y que Dios espera de nosotros  seguir adelante hasta alcanzarlos. ¿Quién podría alcanzarlo? En Mateo 5:48 la palabra "perfecto" significa "a su término, de plena madurez, no carece de nada." Dice Jesús a sus discípulos deben ser "perfecto". Exhorta a sus discípulos a ser seguidores maduros para alcanzar el objetivo para el cual Dios los llamó.

El apóstol Juan dijo: "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros" (1 Juan 1:8). Él no cree que el creyente ha llegado a la perfección sin pecado (1:7-2:2). Que también está implicada en 3:3-10, donde juan detalla  unas catorce razones por las que el cristiano no debe continuar practicando el pecado. Él constantemente se ocupa de la actualidad y, lo porvenir del ser en la vida cristiana.

El cristiano se vuelve más sensible al pecado en su vida a medida que él vive más cerca de Dios. El creyente se vuelve más sensible a cualquier pecado en su vida y se arrepiente y busca el perdón de Dios. Él nunca pone excusas.

En esta vida el cristiano no alcanza la semejanza de Cristo absoluta. El pecado permanece en la humanidad hasta la muerte  y por lo tanto la perfección espiritual es imposible en esta vida. Sin embargo, la meta hacia la cual el devoto cristiano debe esforzarse es para aparecer ante Dios sin mancha ni arruga a pesar de que nunca llegaremos a esa meta hasta que el cuerpo del pecado es sepultado.

La lucha por la realización en nuestra vida diaria no quedará sin recompensa. La victoria está asegurada para aquellos que se esfuerzan por la meta (Filipenses 1:6; 3:12-14; 2 Timoteo 4:7-8).

"No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus apetitos; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia"(Romanos 6:12-14).

Escrituras claves

Mateo 5:48; Levítico 21:8; Romanos 6:20; 7:14-25; 1 Juan 1:8-2:2; Filipenses 1:6; 3:12-14; Gálatas 5:22-23; 2 Timoteo 4:7-8; Romanos 6:11-14

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. Dios es santo y exige que su pueblo sea santo. Cualquier otra cosa es comprometer a un Dios Santo y Su Palabra.

2. Dios llama a sus hijos "santos" porque eso es lo que son. Todos los creyentes en Cristo Jesús son santos.

3. La regeneración no quita todo el pecado que mora en el corazón y la vida del creyente. La naturaleza pecaminosa no es erradicada en el cristiano. El Espíritu Santo obra en el creyente y nos conforman en el carácter del Hijo de Dios.

4. Cuanto más profunda y más intensa sea nuestra relación con Dios, más conscientes seremos del  pecado en nuestras vidas.

5. El cristiano no alcanzará la semejanza de Cristo absoluta en esta vida. Nunca vamos a llegar a la meta hasta que el cuerpo del pecado sea sepultado, pero cuando miremos a Jesús, seremos semejantes a Él

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. span lang="es-ec">Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.