Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

La Vida Eterna

La vida eterna en el Nuevo Testamento siempre se hace hincapié en la calidad de vida de una persona experimenta cuando Dios gobierna su vida. Es una vida que nunca termina, porque viene de Dios eterno.

Una persona que recibe la vida eterna, o para usar una expresión equivalente se guarda, por creer o simplemente confiar en Jesucristo (Juan 1:12-13; 3:16, 36; 20:31; Hechos 4:12 y Hebreos 2:3). 

Cuando Dios tomó la iniciativa para salvar a los pecadores perdidos que envió a su Hijo, porque Él amó sin amor y ser amado.
El mejor resumen de la buena noticia de la vida eterna se encuentra en Juan 3:16. "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna."

 Dios "amó tanto" apunta a una acción específica en el pasado en el que "Dios envió a su Hijo." La forma en que  Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5:6, 8). El apóstol Juan contrasta la "vida eterna" y la muerte eterna. "Yo les doy vida eterna y jamás perecerán . . ." (Juan 10:28a). El destino final del hombre es o bien la vida eterna o muerte eterna. Él es salvados o perdidos. No hay otras opciones disponibles.

"La vida eterna" es una nueva calidad de vida. Es una especie de vida con Dios que el creyente tiene ahora como una posesión presente, y la tendrá para siempre (Juan 10:28; 17:3). Es la vida de Dios en el creyente, porque es una relación viva con Dios en Jesucristo. Cuando creemos en Jesucristo  compartimos su misma vida.

La vida eterna es la vida misma de Dios mismo. ¿Qué es este tipo de vida?  ¿Cómo es tener esta calidad de vida?

 La vida eterna es la calidad de vida de un creyente que Dios gobierna su vida. El énfasis principal se pone siempre en la calidad de vida de una persona experimenta cuando Dios gobierna su vida. Es una vida que nunca termina, porque viene de Dios que es eterno. Se trata de una nueva vida que sigue y sigue con Dios al control.

"La salvación" y la vida eterna se utilizan como sinónimos en Juan 3:17. Todos los que creen en Jesús, no se pierda, mas tenga vida eterna. Se trata de una vida en la que lo mejor está por venir.

La palabra "perecer" no significa aniquilación, sino un destino final separados de Dios en un infierno eterno (Mateo 5:22; 10:28; 18:9; Marcos 9:43-48; Lucas 12:5; Apocalipsis 20:15-20).

  Aquellos que no creen que ya estén condenados, aunque Dios no envió a su Hijo para condenar sino para salvar. Dios no se deleita en la muerte del impío (Ezequiel 18:23). Juan 3:36 paralelamente en el versículo dieciocho nos dice que creer en el Hijo de Dios quien vino a dar la salvación se puede evitarnos el juicio divino. "El que no cree ya está condenado." Usted no tiene que morir e ir al infierno, para estar bajo la ira de Dios. La "ira" de Dios es la acción de un Dios justo contra el mal (Apocalipsis 6:16-17; 19:15). Al igual que la vida que Dios da gratuitamente es eterna, por lo tanto el castigo también es eterno.

La ira de Dios es lo contrario de la vida eterna. Se trata de una muerte eterna, porque la ira de Dios se encuentra en contra de él por toda la eternidad. La persona que no cree ya ha sido juzgada y recibió la sentencia de condenación (Juan 3:18). "El que en él cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios."   

 Sólo hay dos grupos de la humanidad ante los ojos de Dios. Aquellos que ponen su fe en Su Hijo, Jesucristo y son salvos, y los que lo han rechazado y condenado No sólo los incrédulos serán condenados, pero ya están condenados.

Para combatir la rebeldía, la desobediente forma de pensar acerca de Dios, el pecador debe creer en Cristo. Si esa persona no cree en el Hijo, la ira de Dios continua sobre él.

El apóstol Juan presenta la vida eterna como el presente y el futuro, el ahora y el que vendrá. Él hace lo mismo con la condenación y el juicio. Es la condenación actual de la incredulidad y el juicio futuro delante del gran trono blanco (Apocalipsis 20:15-20).

Jesucristo murió para hacer posible que podamos recibir la vida eterna. Dios dio a su Hijo para morir por nuestros pecados (Romanos 5:6, 8). Él nos amó y se entregó por nosotros (Gálatas 2:20). La razón por la cual el Hijo del hombre fue levantado es que todo aquel que en él  cree pueda tener vida eterna.

 Juan 3:36 trae el gran capítulo de la vida eterna a un clímax y un final sombrío. "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él." La persona que cree que Jesús es el Hijo de Dios ya tiene la vida eterna. La eternidad ha comenzado. Sin embargo, la persona que no cree, o desobedece al Hijo, no tendrá vida eterna, sino que la ira de Dios está sobre él.

¿Cómo recibir la vida eterna? "Más a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Estos no nacieron de sangre, ni por voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de Dios" (Juan 1:12-13). Jesús dijo: "Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3:14-15). ¡Mira y vive! Cree y recibe el regalo de la vida que viene de Dios. "Todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:15).

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3:9).

Escrituras clave

Juan 3:14-16, 36; 1:12-23; 20:31; 5:24; 6:36-37, 44-58; 10:26-30; 11:25-27; 17:2; 1 Juan 2:25; 4:9-10; 5:11-13; Romanos 8:28-30, 38-39  

 

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. La humanidad se da sólo dos opciones: confiar en Jesucristo, el Hijo de Dios para la vida eterna, o rechazarlo y ser condenados eternamente (Hechos 4:12; Juan 6:44, 47; 14:6). ¿Qué hará usted con Jesucristo?

2. Para la persona que cree en el Hijo "vida eterna" es una experiencia presente. El creyente comparte hasta ahora la vida que Dios le ha dado. La experiencia actual de la vida eterna es el creyente ahora, ya que comienza en el nuevo nacimiento y dura toda la eternidad. Esta vida siempre se mueve hacia su origen divino y los problemas en la vida eterna.

3. Puesto que la vida eterna es una relación personal con Cristo que vive en ti, hay paz, amor, alegría y vida que viene de Dios hacia nosotros. Vivimos esta nueva calidad de vida mediante la presencia de Dios en nuestras vidas.

4. ¿Dónde pasarás la eternidad? Una vez más, sólo hay dos posibilidades: en el cielo con Dios, o en un infierno eterno.

5. Puesto que la vida eterna consiste en la calidad de vida de una persona cuando Dios gobierna su vida, debemos asegurarnos que nuestra vida diaria sea gobernada por Dios.

6. ¿Ha puesto su confianza en el Jesús? ¿Te ha dado su vida? Tener vida eterna es tener  a Jesús. Cristo en el creyente es la vida (Juan 10:10). Obtenemos vida eterna cuando creemos en Jesús (Juan 5:21-30, 39-40).  

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.