Indice

Estudios de Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

www.AbideInChrist.com           www.AbideInChrist.org

 

selah6.gif (3321 bytes)

        ¡BÚSQUEME!   PERMANECED EN CRISTO WEBSITE 
        Find:

    ¡SELAH!   Alto, pausa y reflexiona, solamente piensa en esto

Reflexiones para la persona que piensa.

-----------


¡ENVIA SELAH POR CORREO ELECTRÓNICO!
A un amigo.

SELAH MENU

MENÚ
de Permaneced en Cristo

 
Misiones Bautistas
en Honduras

 Recomienda AMA A CRISTO

bible.gif (4616 bytes)
Aqui MENÚ de Estudios Biblicos & Sermones en Espanol.

 

 
 

¿Usted Ve lo que Yo Veo?

"Cristo en vosotros la esperanza de gloria", escribió el apóstol Pablo. Es una de las mayores bendiciones de la vida Cristiana que compartimos la imagen de Jesucristo e ir "de gloria en gloria¨.

"Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor" (2 Corintios 3:18 NET).

Cada creyente tiene el privilegio de entrar en el lugar Santísimo y disfrutar de una íntima comunión con Dios.

La "Gloria", tal como se utiliza en la Biblia es una cualidad que pertenece a Dios. La palabra "gloria" indica algo que se irradia de quién lo tiene, lo que deja una impresión indeleble detrás.

En el Antiguo Testamento la "gloria" es rara vez utilizada para mostrar honor a los hombres, pero este es frecuentemente utilizado para traer o dar honor a Dios. Su gloria y Su poder se manifiestan o se muestran sucesivamente.

"Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras puertas eternas, y entraré el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de Gloria? Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, El es el Rey de gloria. Selah¨ (Salmo 24:7-10).

Se nos recuerda constantemente en las Escrituras que el SEÑOR Dios no compartirá su gloria con otro (Isaías 42:8; 48:11).

La palabra Hebrea kabod lleva a cabo la luminosa manifestación de la persona de Dios, y Su gloriosa revelación de sí mismo (Isaías 6:3; Ex. 33:17-23; 34:29-35; Num. 14:10, 21ff; Hab. 2:14; PSA. 72:18-19).

El Señor Jesucristo comparte la misma gloria que el Padre disfruta. Jesús dijo, "Ahora pues, Padre glorifícame tú para contigo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese" (Juan 17:5). Al parecer, sobre todo en Su obra de salvación en la cruz, Su resurrección y ascensión a la gloria. Jesús poseía la gloria continuamente, pero no en demostraciones abiertas, excepto en varias ocasiones (Mateo 17:1 ff; Juan 1:1-3, 14, 18, 2:11, etc.) Jesús se revela en Su gloria y Su poder para todos los hombres para ver Su Segunda Venida (Mateo 19:28; Lc. 22:30, 24:30, 1 Tes. 4:13-18). Vamos a verlo como Él es ahora (Apoc. 21:22-23; 4:8-14; 5:9-17; Fil. 3:21, 1 Tes. 2:12, Heb. 2:10; 1 Ped. 5:1, 4, 10, 1 Cor. 15:48-53; Rom. 8:17, 29; Col. 3:4, 1 Jn. 3:2).

Por otra parte, los cristianos han de ser espejos brillantes que reflejan la gloria de Dios  en cualquier parte y en cualquier circunstancia que podamos encontrarnos.

La gloria de Dios con su poder transformador es operativo incluso ahora entre los creyentes a través del Cristo resucitado y nuestra comunión con Él (Rom. 8:29-30). El creyente comparte esta gloria divina, ahora como se refleja en la persona de Jesucristo y  se completa en la perfecta manifestación de la gloria en la gran consumación cuando Cristo regrese. La confianza del Cristiano es en "la esperanza de gloria" en Cristo (Col. 1:27; Ef. 1:18; 2 Tes. 2:14, 2 Tim. 2:10).

La mayor obligación del hombre es glorificar y alabar al SEÑOR Dios en adoración. La única manera que esto puede ocurrir es a través de una íntima relación personal con Dios por medio del Señor Jesucristo. El poder de Dios se demuestra y opera en "la historia de la salvación." La suprema manifestación del poder y la gloria de Dios aparece en Su obra de salvación (Mateo 17:2-5; Jn. 1:14, 2:11, 2 Cor. 4:4, 6, etc.)

Jesús da Su gloria a aquellos que creen en Él (Juan 17:15, 22). El velo de la incredulidad se elimina en Cristo. "Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor" (2 Corintios 3:18).

El espejo es la Palabra de Dios (Santiago 1:22-25). Al mirar en la Palabra de Dios y ver al Señor Jesucristo, el Espíritu Santo nos transforma en la imagen de Dios. Es importante en este proceso de santificación que  nosotros seamos honestos, abiertos y transparentes con Dios y no usar un velo. Somos cambiados en el exterior debido al cambio que se produce en el interior. Nosotros irradiamos la gloria de Dios porque Él la ha colocado en nosotros a través del nuevo nacimiento, la justificación y santificación. Nosotros meditamos en la Palabra de Dios y miramos hacia el rostro de Jesús y el Espíritu Santo nos transforma. A medida que crecemos en el conocimiento de Él y Su gracia, continuamente crecemos de gloria en gloria a Su semejanza. La gloria de la gracia de Dios continúa creciendo en el creyente sometido. Sólo la gracia de Dios puede hacernos como Jesús.

La gloria de los cristianos no se desvanece como en Moisés, pero es una gloria cada vez mayor, es decir, de una etapa de gloria a otra. La gloria de un creyente es eterna debido a la presencia de Dios a través del Espíritu Santo. Esta gloria es la obra del Espíritu Santo en nuestra regeneración y santificación. Estamos siendo progresivamente transformados en la semejanza de Cristo. La semejanza de Cristo es el objetivo de la vida cristiana (Efesios 4:23-24; Col.3:10).

El velo de la incredulidad se levantó, y sigue siendo levantado, cuando miramos el rostro glorioso del Señor Jesús. Es como mirarse en un espejo o contemplar algo glorioso. Nosotros reflejamos en nuestra misma persona la gloria del Señor. Estamos siendo continuamente transformados. Nuestra realidad interior  se está cambiando porque estamos siendo transformados en la semejanza de Cristo.

Los cristianos ven en Jesús la imagen de Dios, no deificado, pero son transformados en la misma imagen. La gloria que compartimos con Cristo siempre pasa de una etapa de gloria a una etapa superior de gloria. Esta es ahora nuestra gran herencia en Cristo. ¿Puedes encontrar una mejor imagen de la obra santificadora del Espíritu Santo en las Escrituras?

Los velos, una vez levantados, siguen siendo elevados. Todos nosotros los cristianos sin velos en la cara continuamente reflejamos como espejos el glorioso esplendor del Señor si seguimos contemplándolo a Él en la Palabra de Dios. Estamos siendo transformados en la misma semejanza de Él, en un mayor esplendor de un grado de Su esplendor a otro, ya que este cambio de la salida de la experiencia proviene de el Señor; es el Espíritu trabajando en nuestros corazones (Paráfrasis de 2 Corintios 3:18).

 Selah!

Mensaje por Wil Pounds (c) 2009 traducido por Katia Blandin

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

ÍNDICE DE SELAH

AQUI HAY UN REGALO GRATUITO PARA TI . . . .

Otro mensajes mas completo en Espanol.

La Vida Cambiada
Fragancia Dulce en las Vasijas Viejas de Barro

 
bible.gif (4616 bytes)Aqui MENÚ de Estudios Biblicos & Sermones en espanol.

 

  

  Libros en Español
Luis PalauArticulos de Luis Palau en Espanol

Indice
Caesar
Peña

Aqui Hay un Regalo Gratuito Para Ti . . .

La Vida Cambiada

Fragancia Dulce en las Vasijas Viejas de Barro

 

Haga click aqui para imprimir la página amistosa

 

¡BÚSQUEME!
Permaneced en Cristo Website

Incluye todas las páginas sobre nuestros servidores.

Indice

Estudios Biblicos

Permaneced en Cristo

Cristo en el Antiguo Testamento

Crecimiento Personal

Devocionales

(c) 2009 Mensaje por Wil Pounds. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Santa Biblia Reina y Valera Revision 1995. Usado con permiso.

www.abideinchrist.com           www.AbideInChrist.org