"Mi Copa está Rebosando"

“Mi Copa está Rebosando”

 

Las bendiciones de Dios son siempre una superabundancia.

Cuando el "SEÑOR es mi pastor", "mi copa está rebosando" en superabundancia.

No tenemos que esperar hasta que lleguemos al cielo para experimentar la sala del banquete de Dios. Su abundante gracia es algo que experimentamos como cristianos en esta vida. Jesús dijo: "He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia" (Juan 10:10 b). Esa es una copa rebosando con la gracia de Dios. Él no sólo nos da el don de la vida eterna a los que creímos, pero él sigue dando la vida eterna. La vida que nos da es perisson, es decir, "tener un superávit", "sobreabundancia", "hasta que se desborda."

Jesús nos da a Sí mismo (Juan 14:6). Él es esta vida abundante. Es el tipo de vida de Dios. "Mi copa rebosa," significa que no sólo está lleno, es "rebosando", lleno hasta el borde y desbordante.

La salvación en Dios y el mantenimiento de la gracia es siempre así. Su gracia está siempre en la plenitud, la abundancia y suficiencia.

La mujer de Samaria se encontró con Jesús en el pozo de Jacob en un día caluroso. Jesús no tenía una cuerda y un balde para sacar el agua del pozo por lo que pidió a la mujer tomar una copa de agua para saciar su sed. En el curso de la conversación de Jesús con la mujer dijo: "Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice:" Dame de beber, tú le habrías pedido a Él, y Él te habría dado agua viva ' "(Juan 4:10).

Jesús estaba dispuesto a dar a esta mujer, quien era una esclava del pecado, corriente de agua. "El que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, pero el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" (v. 14).

Jesús es la fuente de un manantial de agua viva que siempre está burbujeando, fuente inagotable, siempre fresca. La idea es que el agua salte y brote. Llena de acción, no una piscina de agua estancada, sino agua que brota con energía.

Jesús pone el manantial en nosotros. El manantial surge, y va a brotar desde el interior a la vida eterna.

Jesús en unos cuantos capítulos más adelante nos dice: "Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva" (Juan 7:37-38). Estos son los ríos de las profundidades internas de nuestro ser. Jesús no dijo que sólo un goteo de vez en cuando, sino los ríos que brotan dentro de ti. En el versículo siguiente, Jesús nos dice que es la obra del Espíritu Santo.

Dios ha hecho todas las provisiones para el creyente para vivir una vida que se desborda con la gracia de Dios. El Espíritu Santo bautiza cada verdadero creyente en el cuerpo de Cristo en el momento que él o ella creyó en Cristo como su Salvador. Nosotros recibimos un solo bautismo, pero muchos de los rellenos del Espíritu Santo. El deseo de Dios es que nosotros estemos continuamente bajo el control de su Espíritu.

El apóstol Pablo es un buen ejemplo de un creyente, que estaba dispuesto a Dios sin reservas. Eso es todo lo que Dios nos pide. La gracia de Dios estaba a su disposición al "predicar a los gentiles las inescrutables riquezas de Cristo" (Efesios 3:8). El ora por los creyentes de Éfeso, para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones (v. 17). Pablo está diciendo que no hay límite a lo que Dios puede hacer en y a través de usted, si va a dar su vida a él. Su plenitud es ilimitada, infinita y eterna. "Para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios" (v. 19).

Mi copa está rebosando porque El "es capaz de hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros" (v. 20). Ese es el creyente que ha recibido la plenitud de Dios, y gracia sobre gracia. Es la superabundancia de vida que recibimos a través del Espíritu en Cristo Jesús. Esta es la plenitud de la vida de Jesús que nos da y hace que nuestras copas rebosen con la plenitud de la alegría. Ningún cristiano es pobre mientras que Cristo es rico. Debido a nuestra íntima unión vital con Cristo, Nosotros disfrutamos todas sus riquezas de su gloria. Nosotros nunca podemos ser pobres espiritualmente cuando disfrutamos "las inescrutables riquezas de Cristo". “! Mi copa está rebosando!”

Uno de los grandes principios de la vida cristiana es lo que más recibes, más quieres. Si la copa está desbordando, quieres más de él, y la cosa maravillosa es que nunca se seca. Todo lo que tienes que hacer es venir y beber. Esta superabundante vida  en Cristo está siempre creciendo, expandiéndose y aumentando a medida que nosotros "cambiamos de gloria en gloria" (2 Cor. 3:18). Nuestra copa rebosa por beber una vida que nos cambia "de gloria en gloria."

Otro gran principio es, lo que más regalas, es lo que más recibes. No hay forma más eficaz de servir a Cristo, que cuando la copa está rebosando. Cuando le sirves  en el desbordamiento, tú tienes un ministerio que impactará la eternidad. ¡Oh, Señor limpia, y lléname  hasta que me agote por todas partes con la plenitud de su gracia!

 

Selah!

Mensaje por Wil Pounds (c) 2009 traducido por Katia Blandin

 

 
    Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2017 por Abide in Christ, Inc. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Santa Biblia Reina y Valera Revision 1995. Usado con permiso.  "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

     

  • Google
      Web www.AbideInChrist.org
 

SELAH 365 Devocionales Diario

Índice de 365 devociones y arrancadores de sermones.

 

Christo en Antiguo Testamento

Estudiar el tema principal de la Biblia con estas profecías y tipos en el Antiguo Testamento de la venida del Mesías, Jesucristo.

Sermones Expositivos

Sermones gratis y estudios bíblicos indexados por referencia bíblica y estudios doctrinales.