El Pecado en la Vida del Cristiano

El Pecado en la Vida del Cristiano

 

La prueba de que una persona conoce a Cristo como su Salvador no es que sea santa y sin pecado. La Biblia, sin embargo exige un cambio de vida como prueba de que una persona ha recibido la nueva vida espiritual de Dios.

"De modo que si alguno esta en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2 Cor. 5:17).   

Hay tensión constante entre los deseos de la carne y el deseo de estar bajo el control del Espíritu Santo (Gálatas 5:16-17). Desde el momento en que somos salvos por la gracia por la fe somos hechas una nueva creación en Cristo y morada en el Espíritu Santo. La vieja naturaleza no es erradicada cuando creemos en Cristo, pero somos facultados por el Espíritu Santo para vencer el pecado y crecer en la Semejanza de Cristo (Gálatas 3:26-29; 4:6; 5:22-26; 6:14).

El trabajo  de expiación de Cristo en la cruz es completamente suficiente para salvarnos de nuestro pecado y mantenernos salvos (Rom. 8:31-39). Todos nuestros pecados están bajo la sangre de Jesucristo (Juan 1:29;  1 Juan 1:6-9). 

El hecho es que nosotros somos pecadores  que somos salvos por la gracia de Dios. Él ha declarado al pecador justificado delante de Él sobre la base de la muerte de Jesús por nuestros pecados (Rom. 1:16-17; 3:20-30). En la muerte de Cristo  algo  fue hecho con respecto a cada pecado que hemos cometido y que alguna vez cometeremos. Dios ha tratado de manera eficaz y eficiente con todos los pecados antes de que se han cometido (Rom. 5:6-11). Él es el único medio de salvación para cualquier pecador. Jesús quita el pecado del mundo. Él es la propiciación de nuestros pecados (1 Juan 2:2). En la muerte de Jesús, Dios ha arrasado por siempre con la condena de nuestros pecados. "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús". "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios" (Rom. 8:1; 5:1-2).

¿Puede el pecado hacer a una  persona salva no salva? ¿Es el pecado más poderoso que el sacrificio expiatorio de Cristo Jesús? ¿Es el pecado más poderoso que la sangre de Jesús? ¿Puede usted perder la vida eterna?

El apóstol Juan escribió, "pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no esta en nosotros" (1 Juan 1:7-9).

Además el apóstol Pablo hizo hincapié de la presencia de la morada del Espíritu Santo que ha sellado al creyente hasta el día de redención. ¿Puede el infinito omnipotente Espíritu del Dios vivo posible perder a alguien en quien Él mora?

Si el objetivo final de la Semejanza de Cristo depende en menor grado en el mérito humano, nadie alguna vez podría ser salvo. Es solo por la gracia de Cristo (Efe. 2:8-10).

Él entiende cada una de nuestras debilidades y ahora mismo intercede por nosotros. De hecho, Él nunca deja de interceder de nuestra parte. Él ahora " se presenta en la presencia de Dios por nosotros " (Heb. 9:24).

Jesús no sigue expiando nuestros pecados cuando los cometemos. Él ha tratado con nuestros pecados "de una vez por todas" con la obra terminada sobre la cruz en el Calvario. Él perfectamente satisfizo cada demanda de Su propia justicia contra el pecado en la cruz (Heb. 9:11-15, 24-28; 10:10-14, 19-25). 

Somos ahora los hijos de Dios por la adopción. Nuestra ciudadanía es eterna. Esto es el resultado del nuevo nacimiento. El creyente nacido de nuevo posee " vida eterna" ahora por un legítimo nacimiento espiritual y nunca puede perecer  (Juan 3:3;  1 Pedro 1:23; Heb. 4:12;  2 Cor. 5:17). Esto no podría ser la vida eterna si hubiera alguna vez la posibilidad de perecer o estar perdido.

 ¿Es el acto del hombre débil, más fuerte que el acto del Dios soberano? No puede haber una caída en el " último Adán" Es inconcebible que el Hijo de Dios pueda caerse o no cumplir con las expectativas del Padre. Yo estoy en Él y Él está en mí. Mi seguridad eterna no depende de mí, pero completamente en Él. 

Dios logrará todo en Su propósito eterno para el creyente. Su propósito eterno es que nosotros deberíamos ser "conformes a la imagen de Su Hijo. "Este objetivo se mantiene en Su propio poder, y nada puede obstaculizarlo a Él en el logro de Su plena satisfacción.

Dios siempre termina lo que Él comienza. "Estando persuadido de esto, que el comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo" (Filipenses 1:6). 

Selah!

Mensaje por Wil Pounds (c) 2009 traducido por Katia Blandin

 

 

    Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2017 por Abide in Christ, Inc.  Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Santa Biblia Reina y Valera Revision 1995. Usado con permiso.  "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

     

  • Google
      Web www.AbideInChrist.org
 

SELAH 365 Devocionales Diario

Índice de 365 devociones y arrancadores de sermones.

 

Christo en Antiguo Testamento

Estudiar el tema principal de la Biblia con estas profecías y tipos en el Antiguo Testamento de la venida del Mesías, Jesucristo.

Sermones Expositivos

Sermones gratis y estudios bíblicos indexados por referencia bíblica y estudios doctrinales.