El Pecado Engaña al Pecador

El Pecado Engaña al Pecador

 

La fascinación de lo prohibido es el mayor atractivo del pecado. 

El apóstol Pablo nos dice en Romanos 7:11 que el pecado engaña al pecador. El resultado final del camino es la muerte. 

El pecado engaña de tal manera que hace que el pecador completamente pierda el camino. Da una falsa impresión, ya sea por la apariencia, el estado o la influencia que todo está bien. Nunca nadie recibe la plena satisfacción que la tentación del pecado promete. 

El pecado nos engaña al pensar que mientras no hemos pecado aparentemente y visiblemente todo esta correcto entre nosotros y Dios. La Palabra de Dios nos informa de manera diferente porque Dios discierne los pensamientos, las actitudes y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12-13). Jeremías dijo: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso" (Jer. 17:9). Nuestros pensamientos y actitudes son radicalmente depravados y estos nos llevan a comportamientos pecaminosos. 

El pecado nos engaña al pensar que no hay ninguna razón para nuestra culpa. El librarse de los "debería," debe" y "debería" en su vida. Nuestros pecados no son realmente tan malos, después de todo, todo el mundo está haciendo eso. Además existen otras personas que hacen muchas cosas peores que nosotros. El pecado nos engaña en cuanto a la falsedad del pecado. 

Uno de los mayores engaños es que el pecado nos engaña en pensar que Dios no es razonable. Es imposible para el  hombre pecador vivir una vida santa y pura, por lo tanto, Dios es injusto, no el hombre. Si Dios nos amó de verdad y quería lo que es mejor para nosotros, Él nos permitiría hacer cualquier cosa que  nosotros pensamos nos haría felices. Si esto se siente bien, esto debe estar bien, es un engaño del pecado. 

El pecado engaña al pecador al pensar que la santidad de Dios no es atractiva. Esto engaña a las personas al pensar que la santidad es impopular, inaceptable, extraña, etc. La santidad no es un tema popular en la sociedad actual, incluso en círculos de la iglesia. 

El engaño más grande del pecado es la idea de que no hay castigo por pecar. El pecado engaña al pecador al creer la mentira de Satanás, "No moriréis" (Gén. 3:4). El pecado siempre llama a Dios un mentiroso. La verdad es que, "La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23). "El alma que pecare seguramente morirá" (Ezequiel 18:4). 

La Ley de Dios revela el hecho de que somos pecadores, y que nunca podemos salvarnos a nosotros mismos. El apóstol Pablo confesó, "Pero yo no conocí el pecado sino por la ley" (Rom. 7:7). Se nos recuerda una y otra vez, "No hay nadie quien haga lo bueno, ni siquiera uno". "Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios". Cualquiera que piense lo contrario esta en esclavitud del engaño del pecado.

El pecado nos engaña en pensar que la ley es realmente el problema y nos impide ser lo que queremos ser, y cumplir lo que nosotros creemos es esencial para que nos auto-actualice a los hombres y a las mujeres. 

La Ley nos apunta con su dedo y dice: "Usted es el único. Eres culpable ante Dios." Sí, somos culpables porque somos culpables. Esto es la verdadera culpa. Esto declara que hemos pecado contra Dios y quebrantado sus leyes. 

El pecado aprovecha cualquier oportunidad para engañar a los hombres y crea una poderosa rebelión en nuestros corazones. Porque la ley dice "no", el pecado hace todo lo posible para seguir adelante y hacerlo. La Ley nos demuestra hasta qué punto son nuestros corazones rebeldes y la fuerza del pecado en nosotros. 

¿Es la Ley pecado? ¡Por favor! "La ley es santa, y el mandamiento de Dios es santo, justo y bueno" (Rom. 7:12). La ley nos demuestra que el pecado nos engaña en pensar que la ley nos puede salvar, o que somos autosuficientes, y muy religiosos. La ley nunca puede salvar a alguien. Nunca nadie  ha sido salvado por cumplir la ley. La ley nos condena a fin de apuntarnos a  la gracia de salvación de Dios en Jesucristo. 

La ley nos despierta de nuestro pecado y nos señala hacia el Salvador, Jesucristo. Pero el pecado nos engaña en el mal uso de la salvación por la gracia mediante la fe. El pecado puede conseguir mantener en nosotros que no tengamos ningún deseo de vivir una vida agradable a Dios. El pecado dice: "Adelante, peca de modo que la gracia pueda aumentar." El pecado engaña, abusando de la enseñanza de la gracia. 

Sólo hay una manera de ser librados del engaño del pecado, el castigo y el poder del pecado, y  esto es por medio de la muerte expiatoria de Jesucristo y la morada del Espíritu Santo. "!Miserable de mi! ¿Quién me librara de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con mi carne a la ley del pecado" (Romanos 7:24-25). El libertador es el Señor Jesucristo. 

Selah!

Mensaje por Wil Pounds (c) 2009 traducido por Katia Blandin

 

 
    Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2017 por Abide in Christ, Inc. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Santa Biblia Reina y Valera Revision 1995. Usado con permiso.  "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

     

  • Google
      Web www.AbideInChrist.org
 

SELAH 365 Devocionales Diario

Índice de 365 devociones y arrancadores de sermones.

 

Christo en Antiguo Testamento

Estudiar el tema principal de la Biblia con estas profecías y tipos en el Antiguo Testamento de la venida del Mesías, Jesucristo.

Sermones Expositivos

Sermones gratis y estudios bíblicos indexados por referencia bíblica y estudios doctrinales.