Esperanza para las Personas Desesperadas

Esperanza para las Personas Desesperadas

 

No hay casos sin esperanza con Jesucristo.

Jesús siempre invita a gente desesperada, e impotente, para que vengan a Él. Él dio la mayor invitación a todos los pecadores, desesperados y desamparados cuando dijo: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Mateo 11:28). "Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor" (Mat. 9:36).

¿Se siente agobiado y lanzado a un lado? Para el cansado que está dispuesto a renunciar, Jesús dice: "Venid a mí". Para aquellos que sienten que han sido "desollados vivos", agobiados, con problemas, preocupados, importunados; les invita a venir a Él. Para aquellos que han sido abatidos de una herida mortal y se sienten sin esperanza, Él les da esperanza y vida.

Usted no tiene que mirar muy lejos en las Escrituras antes de darse cuenta de que el pueblo de Dios sufrió. "Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada, anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados" (Hebreos 11:37). No es de extrañar que eran, y siguen siendo, "de los cuales el mundo no era digno" (v. 38a). Rechazados y abandonados por los hombres, pero no por Dios.

El énfasis central y más importante en la Biblia es la habilidad de Jesús para quitar nuestros pecados y nuestro reproche a Dios, y para restablecer nuestra salud espiritual.

Jesús sintió compasión por la multitud y les dio Su descanso. Mateo, el recaudador de impuestos se convirtió en el apóstol Mateo. Él era políticamente inaceptable, religioso y socialmente era un marginado, pero no así con Jesús.

Jesús le dijo al paralítico: "Tus pecados te son perdonados." Antes de gritar que es irrelevante, Jesús no sólo perdonó los pecados del hombre, sino que también lo  sanó tanto física como espiritualmente. Es evidente que sólo Dios puede perdonar el pecado, y Jesús es Dios (Mateo 9:5-8). Para cada persona indefensa y desesperada Jesús dice: "Tus pecados te son perdonados."

Jesús enfrentó las huestes del infierno y ellos se preguntaron: "¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios?" ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? "(8:29). Porque Jesús es el Hijo de Dios, sólo Él puede echar fuera los demonios en la vida de una persona y disponer de ellos como Él desea (vv. 30-31).

Para la mujer sorprendida en pecado, Él dijo: "Vete y no peques más" (Juan 8:11). A la mujer incurable que había ido a todos los médicos durante 12 años cuando su estado empeoró de manera constante, sin ninguna ayuda ni esperanza, Jesús trajo sanidad a ella desde aquel momento (Mateo 9:22). Jesús tomó por la mano a una niña muerta, y ella se levantó, siendo resucitada de los muertos (Mat. 9:24-25). Jesús puede resucitar a los muertos porque Él es Dios. El tocó los ojos de los ciegos, y "sus ojos fueron abiertos" (Mat. 9:29-30).

En la persona de Jesús Cristo, hay esperanza para los desesperanzados. Lejos de la gracia de Dios, nuestro caso es imposible. Somos pecadores, y nosotros no podemos limpiarnos a nosotros mismos. Debido a que estamos muertos en nuestros delitos y pecados, Dios nos ha resucitado con Jesucristo y nos ha sentado con Él en los lugares celestiales. Él nos ha hecho vivos en Cristo. Nosotros también podemos declarar que no hay casos sin esperanza con Jesús.

Todos somos impuros, aislados, sin esperanza, y muertos en nuestros pecados sin Cristo. Para ser salvos del pecado, debemos tener la gracia poderosa, limpiadora, y perdonadora de Dios. Aparte de eso, somos personas desesperadas.

Por otra parte, el Espíritu de Dios "nos ayuda en nuestras actuales debilidades" (Romanos 8:26, Phillips). Cuando estamos en una situación desesperada, el Espíritu Santo viene y renueva nuestra esperanza. Cuando no sabemos cómo o por qué orar, Él intercede conforme a la voluntad de Dios, porque no hay circunstancias de desesperanza o desamparo.

Cuando nuestros corazones están llenos de un miedo cegador, El derrama la luz de Su presencia y conocimiento en todos nosotros.

En nuestro estado de desesperación, el Espíritu de Dios viene y nos infunde Su esperanza.

Selah!

Mensaje por Wil Pounds (c) 2009 traducido por Katia Blandin

 

 
    Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2017 por Abide in Christ, Inc. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Santa Biblia Reina y Valera Revision 1995. Usado con permiso.  "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

     

  • Google
      Web www.AbideInChrist.org
 

SELAH 365 Devocionales Diario

Índice de 365 devociones y arrancadores de sermones.

 

Christo en Antiguo Testamento

Estudiar el tema principal de la Biblia con estas profecías y tipos en el Antiguo Testamento de la venida del Mesías, Jesucristo.

Sermones Expositivos

Sermones gratis y estudios bíblicos indexados por referencia bíblica y estudios doctrinales.