La Perfección Cristiana (2)

La Perfección Cristiana (2)

 

Es cierto que nunca seremos perfectos en esta vida, pero las perfecciones perfiladas por Jesús en el Sermón del Monte son aquellas por las que debemos aspirar y que debemos alcanzar cada vez más por la gracia de Dios y el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Hemos de aspirar a tener el carácter de Cristo.  Jesús dijo, "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto" (Mateo 5:48).

¿Qué tan buena debe ser una persona para permanecer salva?

Yo soy un pecador. Nada de lo que haré nunca será perfecto. ¿Qué puedo hacer para ser salvo y mantenerme salvo? Ya que los esfuerzos propios no nos salvaran, debemos recibir la justicia perfecta que Dios ha provisto en la muerte expiatoria de Jesucristo (2 Cor. 5:21).

Sólo el Señor Dios es perfecto, y Su trabajo es perfeccionar al hombre pecador.

¿Cómo trabaja la obra de Dios para perfeccionar a los pecadores? Hay tres hechos Bíblicos que debemos tener muy en cuenta.

 1. Somos pecadores, y no se puede negar ese hecho. El pecado es una ofensa a Dios, y Él no puede ignorarlo. El pecado tiene que ser tratado por completo de acuerdo con Su estándar justo. Es por eso, que Dios Padre envió a Dios el Hijo a morir por nuestros pecados. Jesús llevó el castigo por nuestros pecados en su totalidad, y canceló para siempre todas las demandas de la justicia de Dios contra el pecador creyente para siempre. Dios castigó nuestros pecados en la cruz de Jesús. "Por un sacrificio que Cristo ha hecho perfecto para siempre a los que son santificados" (Hebreos 10:14). ¿Has creído en Jesucristo como tu Salvador?

¿Cuán perfecto debe ser un cristiano? El creyente cristiano debe guiar su vida por el estándar, perfecto, ético de Jesucristo. Jesús dijo: "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en el cielo es perfecto" (Mateo 5:48).

2. El segundo principio que debemos tener en cuenta es que, desde el momento en que creemos en Jesucristo como nuestro Salvador, Dios comienza una obra en nosotros para hacernos perfectos en esta vida. En el nuevo nacimiento, se nos da una perfecta posición delante de Dios, pero también es cierto que estamos lejos de ser perfectos en nuestra vida diaria.

El apóstol Pablo distingue entre dos formas la palabra "perfecto" es usada en el Nuevo Testamento. En Filipenses 3:12, escribe, “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús” (Filipenses 3, 2) Pablo tiene en mente aquí la perfección absoluta – el estándar perfecto de Dios, la madurez espiritual absoluta, totalmente crecido al igual que Jesucristo. Es la misma idea de la que Jesucristo habló en Mateo. 5:48, "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto" (Mateo 5:48).

En la siguiente frase Pablo nos dice que a pesar de que ya ha sido declarado absuelto ante Dios sobre la base de su fe en la muerte del sacrificio expiatorio de Jesucristo, él todavía está en la necesidad de la obra diaria de ser perfeccionados en Jesucristo. “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosas sentís, esto también os lo revelara Dios.  Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa” (Filipenses 3: 13, 16)

3. Nuestra santificación final o lo que la Biblia llama glorificación tendrá lugar cuando somos presentados perfectos como Jesucristo, y tendrá lugar en el momento de nuestra muerte. La obra de Dios de perfeccionar a los santos se llevará a cabo cuando vemos a Jesús en gloria y no antes. En ese momento nos presentaremos a Dios el Padre sin pecado y completos (1 Juan 3:1-3). Nunca conoceremos esa perfección en esta vida. Nosotros en la semejanza de Cristo, seremos puros y santos en el amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio, sabiduría, humildad, obediencia, etc.

Lo que Dios comenzó en tu nuevo nacimiento, Él continuará la obra a través de toda esta vida hasta que Él nos perfeccione y nos presente perfectos al Padre. Lo que Dios comienza, Él siempre lo termina (Filipenses 1:6; Rom. 8:24-29). Dios no va a renunciar a cualquier creyente nacido de nuevo. Se mantendrá en perfeccionarnos  hasta el día en que Cristo venga por nosotros.

Selah!

Mensaje por Wil Pounds (c) 2009 traducido por Katia Blandin

 

 
    Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2017 por Abide in Christ, Inc. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Santa Biblia Reina y Valera Revision 1995. Usado con permiso.  "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

     

  • Google
      Web www.AbideInChrist.org
 

SELAH 365 Devocionales Diario

Índice de 365 devociones y arrancadores de sermones.

 

Christo en Antiguo Testamento

Estudiar el tema principal de la Biblia con estas profecías y tipos en el Antiguo Testamento de la venida del Mesías, Jesucristo.

Sermones Expositivos

Sermones gratis y estudios bíblicos indexados por referencia bíblica y estudios doctrinales.