Predicación Ungida

Predicación Ungida

 

Una predicación es una predicación solamente cuando el mensaje esta ungido con el Espíritu Santo.

El apóstol Pablo  nos dice que él llego a la ciudad de Corinto no dependiendo en la confianza en sí mismo, auto-afirmación, o una personalidad poderosa, "sino con demostración del Espíritu y el poder" (1 Corintios 2:4). De hecho, Pablo  acentúa la diferencia en contraste, "Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios" (vv. 2-5).

Sólo la unción del Espíritu Santo puede hacer una gran predicación. Pablo no quiso que nada lo distrajera de su mensaje que se centro en la muerte de Jesucristo por nuestros pecados. Su enfoque estaba en la muerte y resurrección de Jesucristo. Vivimos en  días que ponemos mucho énfasis en el atractivo de la mente inteligente y el entretenimiento.

Lloyd-Jones fue un profeta, cuando él escribió en la Predicación y los Predicadores, que nos tomamos "!demasiado tiempo en la producción de la atmósfera que no hay tiempo para predicar en la atmósfera!" La Iglesia se ha convertido al entretenimiento "como ella le ha dado la espalda a la predicación." Los predicadores del primer siglo "se negaron complacer los gustos de sus oyentes." Ellos hicieron exactamente lo contrario al amonestar, advertir, redargüir, y reprender a sus oyentes.

Una y otra vez en el libro de los Hechos se nos dice de los predicadores "estar llenos del Espíritu Santo." Ellos proclamaron su mensaje como el Espíritu Santo les permitió. Su mensaje y la liberación estaban bajo el control del Espíritu. El Espíritu Santo los había bautizado cuando creyeron por primera vez, y ellos habían sido llenos en numerosas ocasiones desde entonces. Un solo bautismo, muchos llenos sigue siendo una verdad bíblica para cada predicador.

La predicación bíblica es  todavía el más grande instrumento que la iglesia posee. Cada predicador debe preguntarse, "¿Tengo la unción?" Y "si no, ¿por qué no?" A menos que tengamos la dulce unción del Espíritu de Dios no podemos llevar el mensaje del Evangelio con autoridad y poder. "¿Estoy ungido por el Espíritu Santo?"

Cuando venimos con la unción santa seremos como Juan el Bautista diciendo, "yo mengue; y Él crezca." "Yo soy una voz", y nada más.

¿Cómo sabemos cuando tenemos la unción? El apóstol Pablo dijo, "pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre" (1 Tesalonicenses 1:5). ¿Quién da la seguridad y el poder? Sólo el Espíritu Santo puede hacer eso.

Pero no es sólo el predicador que tiene que estar bajo el control del Espíritu Santo. Su deseo es llenar a la gente común con un poder extraordinario. ¡Cada predicador ungido anhela tener oyentes ungidos!

Necesitamos la llenura continua del Espíritu Santo en nuestras vidas. Los hombres escucharán lo que hablamos, las almas se salvarán, y los santos edificados cuando somos "llenos  por el Espíritu Santo".

"Agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación" (1 Corintios 1:21), y todavía lo hace.

La predicación ungida que Dios usa es la predicación que se centra en la Biblia. Es dejar que la Biblia diga su propio mensaje eterno. En el camino a Emaús, Jesús resucitado a dos de sus discípulos les declaraba en "todas las Escrituras" lo que de él decían. Así, la predicación bíblica está centrada en Cristo. Dado que el sermón es bíblico, y la Biblia está centrada en Cristo, entonces, un sermón bíblico está lleno de Jesucristo. Debido a que el cristianismo es Cristo, toda la predicación ungida se centra en la persona y la obra redentora de Jesucristo (Juan 15:26; 16:14). El Espíritu de Dios está trabajando siempre y  en cualquier parte que los hombres están siendo  dirigidos a Jesús Cristo. La predicación ungida declara que Dios envió a Jesús a morir por nuestros pecados, y llama a los hombres y a las mujeres  para que se conviertan y pongan su fe en Él para la salvación (1 Cor. 15:3-6). En nuestros días nosotros necesitamos una predicación con denuedo, bíblica, centrada en Cristo. Esa es una predicación ungida.

Selah!

Mensaje por Wil Pounds (c) 2009 traducido por Katia Blandin

 

 
    Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2017 por Abide in Christ, Inc. Cualqier persona es libre de usar y distribuir este material, pero no puede ser vendido bajo niguna circunstancia, y sin la autorizacion del autor. Cotizaciones de escritura de la Santa Biblia Reina y Valera Revision 1995. Usado con permiso.  "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.

     

  • Google
      Web www.AbideInChrist.org
 

SELAH 365 Devocionales Diario

Índice de 365 devociones y arrancadores de sermones.

 

Christo en Antiguo Testamento

Estudiar el tema principal de la Biblia con estas profecías y tipos en el Antiguo Testamento de la venida del Mesías, Jesucristo.

Sermones Expositivos

Sermones gratis y estudios bíblicos indexados por referencia bíblica y estudios doctrinales.