Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

La Comunión con Dios en Cristo

Qué debemos hacer para permanecer en Cristo momento a momento durante todo el día? Cómo es posible para nosotros a morar en la presencia del Altísimo? Cómo podemos cultivar y mantener una comunión diaria con Jesucristo, que vivió, murió y resucitó de entre los muertos, hace 2,000  años?

El apóstol Juan dio uno de los más claros testimonios y amonestaciones al hecho de que los creyentes en Jesucristo se puede disfrutar de una rica comunión dinámica, continúa con el Señor Dios a través de Su Hijo, Jesucristo.

La vida en Cristo

Revelación final y completa de Dios mismo está en su Hijo. Jesús dijo: "El que me ha visto ha visto al Padre" (Juan 14:9). "Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí" (Juan. 14:6).

Podemos confiar en la evidencia, porque tenemos el testimonio de los hombres que originalmente habían tenido contacto directo y personal con Jesucristo. En los primeros cinco versículos que no se puede perder el énfasis del apóstol Juan en 1 Juan 1:1-5: "Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y palparon  nuestras manos tocante al Verbo de vida" (1 Juan 1:1), "pues la vida fue manifestada y la hemos visto, y testificamos y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos manifestó" (v. 2). "Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo" (v. 3). "Este es el mensaje que hemos oído de él y os anunciamos: Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él  (v. 5).

Podemos confiar en el testimonio, porque tenemos testigos creíbles. Nosotros tenemos la verdad absoluta sobre la base de las experiencias personales de los hombres que habían oído, visto y manejado Dios encarnado. Ellos fueron testigos oculares de la encarnación de Dios en la persona de su Hijo, Jesucristo. La "Palabra de vida" se acercó y puso su tienda entre los hombres y dice Juan, "Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre" (Juan 1:14).

Cuál fue el propósito de la proclamación de Juan? "Nosotros os proclamamos la vida eterna, que estaba con el Padre y se nos fue manifestada pues la vida fue manifestada y la hemos visto, y testificamos y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos manifestó  (1 Juan 1:2). La razón por la que se proclama es "lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo" (1 Juan 1:3).

Jesús vino para darnos vida eterna (Juan 3:16, 36; 20:31). La vida eterna, estaba con el Padre, y al parecer nosotros (1 Juan 5:20). El componente principal de la "vida eterna" es "verdad", "real", "completa" la vida. La vida eterna es la plenitud de la vida como lo que es divino. Jesucristo se ha manifestado a nosotros la vida que estaba fuera de la esfera humana de espacio y tiempo. Que viene de Dios y es su tipo de vida. Cristo nos ha prometido la vida eterna (1 Juan 2:25). "Dios nos ha dado la vida eterna, y es vida tiene su origen en el Hijo" (1 Juan 5:11), y "es posible que sepan que tienen vida eterna, vosotros que creéis en el Hijo de Dios" (1 Juan. 5:13). Por otra parte, "sabemos" y "estamos en lo que es verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida eterna" (1 Juan 5:20).

Juan experimento la vida eterna y quería compartir la vida con los demás porque, al hacerlo, "haría que nuestro gozo sea completo" (1 Juan 1:4). No hay mayor alegría en este mundo que compartir a Jesucristo con los demás para que podamos presentarlos completo, maduro y perfecto en Cristo Jesús.

 La vida de comunión con Cristo

El propósito de esta proclamación es que usted pueda tener una relación íntima y personal con el Señor por medio de Jesucristo. Esta "comunión" comienza por la regeneración espiritual o el nuevo nacimiento. Jesús dijo: "Os es necesario nacer de nuevo." El apóstol Pablo escribió: "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí las cosas nuevas de modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5:17). Jesús dijo: "He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" (Juan 10:10 b).

La palabra "comunión" en 1 Juan 3:3 significa una relación estrecha e íntima entre las personas, una asociación o conjunta-participación en las cosas que tienen en común. Compartimos una estrecha amistad con Dios el Padre, porque de lo que Jesucristo ha hecho por nosotros, y nuestra aceptación de  como nuestro Salvador. Se trata de una participación conjunta en las cosas que tenemos en común con el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo, y otros creyentes.

El pecado rompe la comunión, pero no la filiación. Cuando usted nace en la familia de Dios, que no es reversible. La familia de Dios es una familia para siempre. Una vez que usted es un hijo de Dios, sera para siempre su hijo. Nunca te abandonará. Sin embargo, nos enseñara a como regresar a la comunión con  mismo.

El objetivo del apóstol Juan es que el creyente tenga una relación íntima con Dios. Escribe esta carta para que sus lectores tengan la seguridad de la vida eterna (1 Juan 5:13), y para alentarlos a "no volver a pecar" (1 Juan 2:1). Él no está escribiendo esta carta para dar a nadie una excusa para pecar, sino para animarnos a un caminar santo.

Cómo podemos "caminar" determina nuestra comunión íntima y personal con Dios. Nuestra "comunión" con Dios depende de nuestra relación con su santidad (1 Juan 1:5, 6).

"Este es el mensaje que hemos oído de él y os anunciamos: Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en él" (1 Juan 1:5).

¿Dónde está la evidencia de vida en Cristo?

Dónde está la evidencia de que ha recibido la vida eterna? Se trata de un cambio de vida. Nuestra comunión con Dios depende de nuestra relación con él.

El apóstol establece un fuerte contraste en los versículos 1 Juan 1:6-2:2. Tenga en cuenta el condicional "si" en estos versículos y de las conclusiones inevitables. "Si decimos. . ." (1 Juan 1:6). ¿Cuál es nuestro testimonio? ¿Qué estamos proclamando la palabra y los hechos? "Si decimos que tenemos comunión con él y andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad" (v. 6).

Decimos que tenemos "comunión con él," sin embargo, "caminamos en la oscuridad." Las dos formas de vida son inconsistentes. No se puede tener ambas cosas. No se puede vivir en el pecado, y tener "comunión" con Dios. Si tu "caminar," el curso habitual de la vida, exterior e interior no son fieles a la voluntad y el carácter de Dios entonces usted es un mentiroso (1 Juan 1:6). Por otra parte, nuestra comunión con Dios se ha roto. Somos mentirosos porque "nosotros no practicamos la verdad." Si tenemos la costumbre de practicar el pecado, nuestro propio testimonio es que estamos fuera de la comunión con Dios.

Sin embargo, "Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado" (1 Juan 1:7).

¡Qué  bendito contraste! "Pero si andamos en luz, como él mismo es la luz" (1 Juan. 1:5), el resultado será "comunión unos con otros", y con Dios.

No te pierdas la maravillosa promesa "la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado" (1 Juan. 1:7). Esa es la mayor motivación de todo el mundo para vivir una vida santa. ¿Cuánto tienes que pecar para estar fuera de la "comunión" con Dios? Un pecado en el pensamiento, actitud o acción es suficiente.

El hecho es que vamos a pecar a causa de nuestra naturaleza caída. Somos pecadores. Juan está escribiendo a los cristianos y dice: "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros" (1 Juan. 1:8). Por favor, vuelva a leer esta última frase una vez más lentamente. ¿Qué ha dicho? Es el  presente. La consideración importante es cómo estamos tratando con ella cuando se vuelve pecado.

"Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan. 1:9).

El secreto para permanecer en Cristo

El secreto para permanecer es confesar nuestro pecado, y cediendo a nosotros mismos al Espíritu Santo.

¿Cómo permaneceremos en Cristo? ¡GRACIA! Tratar de sostener la gracia soberana.

Si decimos que no tenemos pecado, somos mentirosos y sólo nos engañamos a nosotros mismos.

"Si confesamos nuestros pecados," usted es honesto, y lo suficientemente humildes para admitir a Dios sus pecados, sus pensamientos pecaminosos, actitudes pecaminosas, malos deseos y comportamientos. "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad." La promesa es solamente para personas que se hacen humildes por el Espíritu Santo, y están dispuestos a confesar sus pecados a Dios.

El siguiente versículo se encarga de toda arrogancia. "Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos a él mentiroso y su palabra no está en nosotros" (1 Juan 1:10). El apóstol Pablo escribió: "por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23).

"Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis. Pero si alguno ha pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo, el justo es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo" (1 Juan 2:1–2).

Cuando pecamos, abogado tenemos para con el Padre, que defiende nuestro caso. Argumenta que el Espíritu Santo traerá convicción de pecado en la vida del creyente que lo llevó a confesar, y luego limpia al creyente con Su preciosa sangre restaurando la comunión con mismo.
Sí, podemos tener una comunión íntima con Dios hoy  y todos los días.

Escritura clave

1 Juan 1:1-2:2

Principios permanentes y Aplicaciones Prácticas

1. Una íntima relación personal con Jesucristo comienza con un nacimiento espiritual en un momento y lugar en que confesamos a Dios que somos pecadores, y creer en Jesucristo y Su sacrificio expiatorio por nuestros pecados. ¿Le ha pedido a Jesucristo que sea su Salvador? No se puede permanecer en Cristo si la vida nunca ha comenzado. ¿Está usted "con Cristo"?

2. Haga de  una vez y para siempre el compromiso de entregarse a Jesucristo y reconocerlo como el Señor y el Maestro de su vida. Asegúrese de que las prioridades de su vida estén en una relación correcta con Dios. "Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" (Mateo 6:33).

3. Comience cada día con un compromiso renovado para que Jesucristo hoy sea su vida. "Señor Jesús te doy  este día. Ven entra en mi vida. Te doy mi mente y mi corazón a ti. Me entrego a tu disposición. Aquí está mi vida, vive tu vida a través de mí hoy."

4. Durante el día en que el Espíritu Santo traerá  la luz ante alguna actitud pecaminosa, el comportamiento, el pensamiento, deseo, etc., inmediatamente se lo confieso a él, y determino  renunciar a éste. El sometimiento de ti mismo para que el Espíritu Santo y obre en tu caminar hacia la presentación ante  Dios. Tan pronto como te das cuenta de que has pecado, debes confesarlo a Dios, y determinar no hacerlo otra vez, ceder el paso a la morada del Espíritu de Dios.

5. Nuestro abogado no nos declara inocentes. El aboga por nuestra culpa, y su propio sacrificio para cubrir todos nuestros pecados.

6. "Cuanto más se avanza en la piedad más hay que adornar nuestra profesión," dice A. W. Pink.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.