Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

La Imputación del Pecado y la Justicia

La imputación es una de los principios doctrinales bíblicos del cristianismo. Que significa escribir en un registro o libro, y significa ajuste a la cuenta de uno o ajuste de cuentas algo a alguien. El verbo "imputar" se produce con frecuencia en el Antiguo y Nuevo Testamento. El apóstol Pablo asumió la deuda de Onésimo, cuando escribió: "si... te debe, ponlo a mi cuenta" (Filemón 18). "ponlo  a mi cuenta" se usa en la Biblia con referencia legal a nuestro pecado y a la salvación.

Dios imputa o acredita la justicia perfecta de Jesucristo al pecador creyente mientras él todavía está en su condición de pecadores. "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21, NET).

Dios ha manifestado su justicia aparte de la ley "la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él" (Romanos 3:21-22). La razón de esta posición judicial ante un Dios justo es porque  tenemos "todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (Rom. 3:23). La base sobre la cual Dios puede justificar al pecador viviente  que todavía está en su condición de pecadores es porque esta justificación es "y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre" (Rom. 3:24-25).

Desde la perspectiva de Dios, la justicia o el pecado es cargado a la cuenta personal de un individuo.

La imputación del pecado

Romanos 5:12-21 enseña la imputación o la carga del pecado de Adán a toda la raza humana. Debido a que Adán pecó como el jefe federal de la raza humana, Dios considera a todos los hombres como pecadores. Estamos en posesión de la naturaleza de Adán (Romanos 5:12-14), y la sentencia de muerte se impone a nosotros (Romanos 6:23). El efecto de la caída de Adán es universal. Todos somos hijos e hijas caído del viejo Adán. No nos convertimos en pecadores por el pecado, pecamos porque somos pecadores por naturaleza. Vamos a pecar porque somos  pecadores. La desobediencia de Adán fue puesto  a la cuenta de cada miembro de la familia humana. Toda persona  participa en la culpa y la pena del pecado original de Adán.

El juicio de Dios recae sobre todos los hombres fuera de una relación salvadora con Cristo Jesús a causa del pecado imputado, nuestra herencia de pecados naturaleza y nuestros pecados personales. La experiencia humana demuestra que Adán y Eva pecaron  hace mucho tiempo y han afectado a toda la raza humana.

La culpa y la pena del pecado de Adán fue imputado directamente a sus descendientes, para que todos dan el mismo  paso a la muerte (Romanos 5:15, 18, 19; 6:23a). "En Adán todos mueren" (1 Cor. 15:22). Este acto original de desobediencia de Adán se ha cargado a toda la raza humana. Todos somos culpables en Adán ante Dios. Adán actuó en nombre de toda la humanidad.

Somos culpables ante Dios y merecemos la pena de muerte hasta que llegamos a Cristo solamente para una correcta relación con Dios (Rom. 6:23). Romanos cinco afirma que, así como el acto  de desobediencia de Adán trajo la ruina espiritual de la humanidad, por lo que la sumisión obediente de Cristo a la muerte en la cruz trajo la justicia y la vida eterna a todos los que creen en él.

El pecado es imputado a Cristo

Por otra parte, de una manera similar, el pecado del hombre se le imputa al Salvador sin pecado, Jesucristo (2 Cor. 5:21). Jehová, el Dios Jehová, estableció en su Hijo, el Cordero de Dios, el pecado de todos nosotros (Isaías 53:5; Juan 1:29; 1 Pedro 2:24; 3:18). Hubo una transferencia judicial de los pecados del hombre a Jesucristo, Dios portador del pecado.

El pecado y la culpa de la raza humana fue imputado al Cordero inmaculado y puro de Dios, Jesucristo, cuando Él hizo el sacrificio por el pecado de todo el mundo (2 Cor. 5,14-21; Heb. 2:9; 1 Juan 2:2). Él soportó el castigo por el pecado. Dios le imputó la culpa de nuestros pecados a Jesucristo.

Que sea enfáticamente claro que Jesucristo no murió por los pecados personales que había cometido, porque Él no conoció pecado personal durante toda su vida en esta tierra. Él era la única persona que jamás haya vivido sobre la tierra que fue sin pecado y puro. Que lo calificó para morir como un sustituto por los pecadores.

La imputación del pecado de Jesucristo fue tipificado en el Antiguo Testamento sistema sacrificial, donde los pecados de los oferentes eran  trasladados simbólicamente a la víctima animal. El chivo expiatorio del Día de la Expiación (Lev. 16:20-22) gráficamente simbolizaba la transferencia del pecado del hombre y de la culpa al sustituto divino. Cuando el sumo sacerdote ponía sus manos sobre la cabeza del macho cabrío y confesaba los pecados de la gente  en efecto, transfería los pecados del pueblo sobre el animal (Lev. 16:22). El castigo vicario implica la idea de la imputación de la culpa de nuestros pecados a Jesucristo. Él llevó el castigo de nuestro pecado indirectamente, la culpa de haber sido imputado a él.

Cristo "Mas él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados. "Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:4-6, 12; cf. 1 Ped. 2:24-25). Isaías usa las palabras más fuertes posibles para describir a una muerte violenta y dolorosa en el v. 5. Fue el golpe divino del juicio, cuando Cristo "fue herido por nuestras rebeliones."

Nuestros pecados fueron imputados a Cristo, y Él fue a la cruz y murió como nuestro sustituto (Romanos 5:6-8). Cristo en la cruz cargó con el castigo por los pecados del creyente. Dios lo hizo pecado, Al que no conoció pecado (2 Corintios 5:21; Hebreos 9:28).

Dios imputa la justicia de Cristo a los creyentes

Por otra parte, Dios imputa la justicia de Jesucristo al pecador creyente mientras él todavía está en su condición de pecador. Como resultado de su sacrificio expiatorio, la justicia de Cristo está en la cuenta del creyente. La imputación de la justicia de Cristo para el pecador se encuentra en el corazón de la enseñanza bíblica sobre la salvación. "La justicia de Dios" se acredita a la persona que pone su confianza en el sacrificio expiatorio de Jesucristo. Esto es lo que hace a una persona salva. Este fue el caso de Abraham (Génesis 15:6). Es una verdad para todos los creyentes en Cristo (Sal. 32:2; Rom. 3:22; 4:3, 8, 21-25; 2 Cor. 5:21). Todos nuestros pecados fueron cargados (imputados) a la cuenta de Cristo, y su posición justa con el Padre ha sido imputado (de pago) a nuestra cuenta. Hay una transferencia judicial de la justicia de Dios para el creyente, porque no puede haber otros motivos de la aceptación de un Dios justo.

Dios es el autor de esta justicia. Es la justicia del apóstol Pablo. "Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que se basa en la Ley, sino la que se adquiere por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios y se basa en la fe" (Filipenses 3:8-9, NET).

Esta es la justicia que Dios imputa al creyente en Cristo. Así, "la justicia de Dios", precisamente en el mismo sentido en que Cristo fue "hecho pecado" (2 Cor. 5:21). Llegar a ser justicia de Dios en el sentido de un mismo objetivo a través de la imputación a nosotros de la justicia de Cristo. La culpa de nuestro pecado fue imputada a Él para que Él llevara el castigo.

Cuando el apóstol Pablo dice que "la fe le es contada por justicia" (Romanos 4:5), el significado no es que Dios aceptó la fe de Abraham en lugar de justicia perfecta como la base de méritos para su justificación. Dios aceptó a Abraham porque él confió en Dios y no en todo lo que podía hacer. La fe que salva no es una buena obra (Rom. 3:24). Es un don gratuito. El verdadero cristiano es salvo por la libertad, gracia inmerecida. La fe es la simple confianza en la gracia de Dios manifestado en Jesucristo, con ninguna pretensión de mérito. Es la salvación por pura gracia. El pecado del creyente que está cubierto y es considerado justo. Romanos 4:6, dice: "Dios atribuye justicia sin obras." La lógica del argumento de Pablo aquí exige que "para imputar la justicia" tiene la misma fuerza que la palabra "a justificar."

La justicia de Dios es imputada a todos los que creen en Cristo, para que puedan estar en su presencia en toda la perfección de Cristo. Es cierto que el cristiano no está todavía perfectamente santos y justos moralmente, sin embargo, somos justificados ante la ley de Dios y "vestido" con la justicia imputada de Cristo.

Todo pecador salvado ha sido "hecho" la justicia de Dios (1 Cor. 1:30; 2 Cor. 5:21; Rom. 5:21-23). Esta justicia imputada no es algo que el hombre hace o gana. No es "infundir" la justicia. Justificación e imputación son forenses. Este es un tema importante del apóstol Pablo (Rom. 3:21-5:21).

Cuando una persona acepta por fe la obra de Cristo en la satisfacción de las demandas justas de la ley de Dios, Dios imputa o estima para el creyente esta justicia. Con base en los méritos de Cristo, el pecador se le otorga una personalidad jurídica nueva,  que es considerado justo aunque es  un pecador.

Es todo acerca de la gracia de Dios. La  gracia gobierna cuando la gente de Dios hizo lo correcto con él. Dios imputa la justicia por la fe. Esta justicia imputada es la misma que la justificación sin las obras o méritos personales. La gracia triunfa cuando Dios atribuye justicia que conduce a la vida eterna.

Dios ve al creyente como permaneciendo  en su propio Hijo. Tenemos una nueva identificación con Él por el bautismo del Espíritu Santo. Somos miembros de su cuerpo (1 Cor. 12:13; Juan 15:1, 5). Dios nos ve "en Cristo" y nos justifica para siempre. Él nos ve vestido con la ropa justa de Cristo (Isaías 61:10; Apocalipsis 21:2). Por lo tanto los efectos desastrosos de la caída se han invertido para aquellos que creen en Cristo. La imputación del pecado del hombre a Cristo hace posible la imputación de su justicia a todos los creyentes.

Por lo tanto, Dios te ama a ti y a mi  tanto como ama a su propio Hijo (Juan 17:23). Él nos acepta como Él acepta a Jesucristo (Efesios 1:6; 1 Pedro 2:5). Él nos ve de la misma manera que ve a su propio Hijo (2 Cor. 5:21; Rom. 3:22; 1 Cor. 1:30). Cristo es la justicia de Dios, y aquellos que creen en Él son hechos justicia de Dios por estar  en el Estamos completos en Cristo (Col. 2:10) "en Cristo." Por lo tanto, Dios el Padre nos ve perfectos para siempre (Heb. 10:10, 14).

La imputación de la justicia de Dios resulta la justicia de Cristo en la justificación ante el tribunal de Dios de la ley. "Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación que produce vida" (Romanos 5:18 NASB).

La base de la absolución de los creyentes por un Dios santo es el mérito de la muerte expiatoria de Cristo. Dios atribuye justicia objetiva a través de la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo. Los méritos de los sufrimientos de Cristo y la obediencia son imputados a los pecadores como la base de su justificación. El creyente es justo sólo por la imputación de justicia de Dios para él. La base de la justificación es un ajuste de cuentas a los pecadores de una justicia objetiva.

Esta justificación es eterna del  creyente ante Dios. En nuestra vida cotidiana estamos muy lejos de la posición perfecta legal con Dios y debe "crecer en gracia y conocimiento de Cristo."

Entonces, ¿cómo vamos a vivir nuestras vidas? Estamos ahora  esclavos encadenados, no de nuestra naturaleza adánica de edad, sino de la justicia de Dios. El Espíritu Santo produce en nosotros la justicia de Dios. "pues somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas (Efesios 2:10). La justicia imputada es la base para una justicia impartida a través de nosotros por el Espíritu Santo.

La imputación es la base firme sobre la cual somos justificados por gracia mediante la fe.

Escrituras clave

2 Corintios 5:21; Romanos 3:21-5:21; Isaías 53:4-6, 12; 1 Pedro 2:24-25; Levítico 16:20-22

Principios Permanentes y Aplicaciones Prácticas

1. La aplicación de la justicia de Jesucristo al pecador que cree es "imputación." El creyente tiene la riqueza infinita de los cielos a su disposición. Dios pone el capital moral del Señor Jesucristo dentro del vacío espiritual de los creyentes en bancarrota.

2. Dios ofrece al pecador la justicia perfecta de Cristo, aparte de cualquier obra religiosa de nuestra parte. Es por la gracia y la fe en Cristo Jesús.

3. Jesucristo es nuestra justicia perfecta. Su justicia se coloca en nuestra cuenta. Es su regalo para nosotros.

4. Todo lo que exigía la ley  del pecador culpable. Dios lo  ha provisto en la sustitutiva  muerte vicaria de Cristo.  Ahora podemos descansar en la justicia de Cristo. Estamos delante de Dios, no en nuestra propia justicia, pero vestido con la justicia perfecta de Cristo.

5. Como resultado de la muerte de Cristo, la justicia de Cristo es acreditada al creyente. "Abram creyó a Jehová y le fue contado por justicia" (Génesis 15:6). Dios provee su propia justicia para satisfacer las demandas santas de su propio carácter (Isaías 45:24; 54:17; Oseas  10:12).

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.