Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Propiciación

Propiciación (hilasterion) es el sacrificio de Jesucristo, que satisface la justa exigencias de la santa ley de Dios sobre el pecador que cree, entonces  Dios puede perdonarlo y apartar su enojo.

Hilasterion se utiliza como un "sacrificio propiciatorio" ("sacrificio de expiación" (NIV) o "propiciación" en Romanos 3:25. En Hebreos 9:5 la misma palabra griega se traduce como "propiciatorio" (NVI) o "lugar propiciatorio" ("el lugar de expiación" (NVI). Dios dio a su Hijo como el medio de la propiciación por nuestros pecados (1 Juan 2:2; 4:10). Un Dios santo requería  expiación por el pecado, y proveyó el sacrificio perfecto.

Una palabra de precaución se pidió porque el Nuevo Testamento no incluye la idea de una oferta de un sacrificio pagano como un medio de apaciguar la ira y el disgusto de sus dioses.

En el Nuevo Testamento es el Señor Dios que es propiciado por la reivindicación de su carácter sagrado a través de su propia provisión que Él ha hecho en el sacrificio vicario de Su Hijo Jesucristo. Basado en la muerte de Cristo, Dios puede mostrar misericordia al pecador que cree. La barrera que el pecado interpuso entre Dios y el hombre se descompone y se retira. Cristo con su muerte anuló el poder del pecado para separar a Dios y el creyente.

Jesucristo es el hilasmos en que se convirtió en el sacrificio que perfectamente se reunieron las exigencias de la ley quebrantada. De acuerdo con el uso del Nuevo Testamento, hilasmos no es el de aplacar la ira de un Dios vengativo, sino  la satisfacción de su justicia para que su carácter y el gobierno podrían mantenerse, y al mismo tiempo, su misericordia puede ser mostrada a los creyentes en Jesucristo.

El fondo de las Escrituras a la idea se encuentra en el Día de la Expiación judía y el derramamiento de sangre de los sacrificios para cubrir o expiar el pecado de Israel (Levítico 16:15), y así satisfacer a un Dios santo por otro año. En el Nuevo Testamento, la muerte de Jesús es visto como el sacrificio final que satisface completamente las demandas de Dios contra los pecadores, y apartando  la ira de Dios de todos los que creen en Jesucristo.

Jesucristo es el sacrificio propiciatorio de Dios por el pecado. Jesús tuvo que morir en la cruz con el fin de cumplir con la ley y justificar a los pecadores perdidos. Jesús sufrió la ira de Dios en la cruz por los pecados del mundo y cumplió plenamente las justas exigencias de la Ley de Dios.

El Arca de la Alianza contenía el testimonio de Dios, que consistía en las tablas de piedra sobre la cual estaban escritos los Diez Mandamientos, un pedazo de maná y la vara de Aarón. El sumo sacerdote entraba en el Santo de los Santos en el Día de la Expiación y rociaba la sangre del sacrificio en la cubierta o tapa de oro en la parte superior del Arca de la Alianza. Cuando la sangre de la víctima del sacrificio era rociada sobre el propiciatorio, dejó de ser un lugar de juicio y se convirtió en el lugar de misericordia. La sangre se interpuso entre la Ley de Dios y las personas que la violaron. El rito del Antiguo Testamento es una bella imagen de la sangre de Jesucristo, el Cordero de Dios que satisfació las justas exigencias de la ley de Dios, y pagó el castigo de los pecadores en su totalidad.

No se puede negar el hecho de que "la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23). Sin embargo, la enseñanza del Nuevo Testamento sobre la expiación está muy lejos de la idea pagana que  apaciguó la ira de los dioses, porque la ley de Dios quebrantada se ha cumplido por Jesucristo. "Él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo" (1 Juan 2:2). "En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados" (1 Juan 4:10). Es cierto la Ley exigía la obediencia perfecta de cada persona  o la muerte (Romanos 6:23; Ezequiel 18:4). Pero Jesucristo es el propiciatorio y el sacrificio perfecto que transforma el tribunal en el trono de misericordia.

Nuestra salvación es gratuita, pero definitivamente no es barata. Esto vino  como un costo enorme a Dios. G. Campbell Morgan dijo sabiamente: "No me cuesta nada  ser salvo, pero le costó a Dios la vida de su Hijo."

La obra salvadora de Jesucristo es apropiada "por la fe en su sangre" (Romanos 3:22, 25). "La justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él, porque no hay diferencia, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados" (Romanos 3:22, 25).

Por la muerte y el derramamiento de la sangre de Jesucristo, el castigo por nuestros pecados ha sido pagado en su totalidad, y la justicia de Dios ha sido satisfecha. La ira de Dios ha sido propiciada. El creyente pone su fe en Jesucristo y Dios lo cuenta como justicia. "Con mucha más razón, habiendo sido ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira" (Romanos 5:9).

¿Cómo puede un Dios santo "ser justo y al mismo tiempo justificar a los impíos"? El Señor Dios debe ser consistente con su propia justicia y las justas demandas de su propia ley en contra de todos los pecadores, y al mismo tiempo demuestra  su gracia, amor  y misericordiosa ternura. Ambas necesidades están perfectamente conocidas en el sacrificio propiciatorio de Jesucristo.

Los sacrificios del Antiguo Testamento no podían quitar el pecado, pero Dios envió a su Cordero que levantaría y quitaría  nuestros pecados (Juan 1:29). Dios "quitaría " los pecados del pasado, sabiendo que  Jesucristo vendría a terminar la obra de la salvación. Jesús es «redimido» por la compra de los pecadores y la fijación de su liberación.

Escrituras clave

Romanos 3:25-26; 1 Juan 2:2; 4:10; Hebreos 9:5; Levítico 16:15

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. Es importante destacar que los beneficios del sacrificio de Jesucristo, sólo están disponibles para una persona que pone su fe en la eficacia de la sangre derramada. La fe es la única condición por parte del hombre, por el sacrificio perfecto de Cristo.

2. Debido a que Dios debe ser perfectamente coherente con su propia justicia no puede romper la ley o violar su propia naturaleza, por lo tanto, Él envió a su propio Hijo para sufrir la ira de Dios en la cruz por nuestros pecados.

3. Los santo del Antiguo Testamento esperaban la venida del perfecto sacrificio de expiación, mientras que los santos del  Nuevo Testamento miran hacia atrás a esa satisfacción. Ante los ojos de Dios no hace ninguna diferencia con él si él salva a los pecadores antes o después de la muerte de Cristo. La cruz de Jesús y su muerte es un hecho eterno en el cómputo de Dios. Jesucristo es la satisfacción de la justicia de Dios.

4. La misericordia de Dios fue otorgado sobre la base de la justicia satisfecha por Jesucristo. El pecador creyente es salvado por la justicia satisfecha de Dios. Sus pecados han sido pagados en su totalidad y satisfizo la justicia de Dios.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.