Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Esperanza

La esperanza cristiana tiene que ver con lo oculto, el futuro, y es la expectativa de seguridad, confianza y seguro de lo prometido. Es una mentalidad inculcada por Dios a los corazones de los creyentes por la Palabra de Dios, por el cual "con paciencia, activa y con la garantía de anticipar el futuro los beneficios prometidos."

Las personas que estaban "sin esperanza y sin Dios" (Efesios 2:12) se les ha dado una esperanza gloriosa que es "Cristo en vosotros" (Col. 1:27).

"Las riquezas gloriosa," los creyentes en Jesucristo tienen esta  morada de Cristo "con la esperanza de gloria." La base sobre la que se basa nuestra esperanza es la persona y obra de Jesucristo.

Esperanza para el cristiano es como un ancla del alma (Heb. 6:19). Se nos anima a poner "un casco, con la esperanza de la salvación" (1 Tes. 5:8). Una persona cuya esperanza de la salvación se fija en Jesucristo tiene la seguridad de la actualidad de la vida eterna, y puede incluso ahora  gloriarse en la tribulación (Romanos 5:3).

Como cristianos estamos "mientras aguardamos la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo" (Tito 2:13). Nuestra esperanza no está en esta vida, estamos en busca de "la esperanza bienaventurada" y la manifestación gloriosa de Cristo.

Debido a que estamos "en Cristo" (2 Cor. 5:17; Efesios 1:4), y Cristo está en nosotros (Rom. 8:10; 2 Cor. 13:5) esperamos el día en que vamos a  compartir su gloria (Col. 3:4; Rom.5: 2; 8:18, 30; Gal.5: 5; 1 Pedro 5:10).

El objeto de nuestra esperanza es "la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo." Ya ha aparecido a nosotros cuando Él se hizo carne (Isaías 9:6; Juan 1:14, 18). Él es Emmanuel, "Dios con nosotros" (Isaías 7:14; 8:8, 10; Juan 14:9-11). El apóstol Pablo dijo que grande es el misterio, Dios manifestado en la carne (1 Timoteo 3:16; Phil.2:7).

Jesucristo se nos ha aparecido en nuestros corazones y Él está "formado" en nosotros (Gálatas 4:19). El apóstol Pablo se veía como una madre espiritual "en trabajo de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros". La palabra "forma" significa "dar expresión externa de un carácter interno." Pablo se refiere a lo interior y lo real, la necesidad de cambio en el carácter y la conducta. El Espíritu Santo es el agente que actúa sobre el creyente en la moda y la forma con nosotros desde adentro hacia afuera en la semejanza de Cristo (Gal. 5:22-23; Rom. 8:28-30).

El objeto de nuestra esperanza es Jesucristo (1 Tim. 1:1). Él aparece en nosotros por la operación de su gracia y nos transforma en su propia imagen. Thomas Watson dijo: "En la encarnación, Cristo se hizo como nosotros por la santificación, nos hace semejantes a Él -. Santos como Él es santo..."

El mayor misterio de todos los tiempos es el "misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" (Col. 1:27). El secreto es que Cristo está en vosotros. Cristo está entronizado en el creyente. Este es el poder transformador que trae la santidad en nuestras vidas.

A. T. Robertson explica: "Es la experiencia personal y la presencia de Cristo en la vida individual de todos los creyentes que Pablo tiene en mente. La presencia de Cristo en el corazón como en Efesios 3:17 Él constituye también la esperanza de la gloria que Él es Shekinah de Dios, Cristo es nuestra esperanza ahora (1 Tim.1: 1) y la consumación vendrá (Rom.8:18)."

El Mesías se instaló en personas no judías. Y si eso no fuera suficiente, el apóstol va a recordar a los lectores gentiles que el objetivo de su ministerio es la de "presentar a todo hombre perfecto en Cristo Jesús" (Col. 1:28).

Cuando nuestro ministerio haya  llegado a su fin, nos  vamos a presentar   terminado, y completo, perfecto en Cristo. Esta es la razón por la que Dios llama a los pastores a  trabajar  aun en  el cansancio   y el agotamiento (Col. 1:29). Queremos darnos  a conocer en plena madurez, madurez en Cristo Jesús.

La esperanza de nuestra salvación es que el Cristo que  vive en ti te hará ser todo lo que plenamente  Dios quiere y  la intención de ser desde el momento en que usted nació espiritualmente (Rom. 8:28-30; 1 Corintios 15:49; Fil. 3:21; Col. 3:10).

¿Alguna vez te has entusiasmado pensando  como seremos al final? (1 Juan 3:2) la intención original de Dios en la creación y recreación de nosotros es que vamos a ser como Cristo. Con  la venida de Cristo al fin logrará que seamos  semejanza gloriosa de Dios. Esta es "la esperanza bienaventurada." ¡Un día vamos a ser como Jesús!

La riqueza de la gloria es Jesucristo. 

Una persona que está muerto en delitos y pecados esta sin esperanza. Sin embargo, una persona espiritualmente regenerado y vivificado por el Espíritu Santo ha nacido de nuevo para una esperanza viva. El objeto de nuestra esperanza es la vida eterna. Somos justificados por la gracia de Dios e hizo un "herederos conforme a la esperanza de la vida eterna" (Tito 3:7).

El fundamento de nuestra esperanza es el Cristo viviente. Nuestra esperanza recibe su virtud y el vigor de la resurrección de Jesucristo.

J. C. Ryle escribe elocuentemente: "El hombre que tiene una buena esperanza funda todas sus esperanzas de perdón y  salvación en la mediación y la obra redentora de Jesús, el Hijo de Dios, Él conoce  su propia maldad, se siente que es culpable, malo, y perdido por naturaleza, pero que ve el perdón y la paz con Dios que ofrece libremente a Él por la fe en Cristo, Él acepta la oferta... que se arroja con todos sus pecados a Jesús y se apoya en  Jesús y su expiación en la cruz, Jesús y su justicia, Jesús y su obra terminada, Jesús y su intercesión prevalece en todo, Jesús y solo Jesús es el fundamento de la confianza de su alma."

Escrituras clave

Romanos 8:24; Colosenses 1:27; Tito 3:7; 2:13; Hebreos 11:1; 1 Pedro 1:3; 1 Timoteo 4:10; 1 Tesalonicenses 5:8

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. Cuando una persona tiene la esperanza en Cristo no se avergüenza en cualquier circunstancia para dar testimonio de su esperanza de vida. Él no se avergüenza de comparecer ante Dios, ni ante los hombres, y no se avergüenza en la venida de Cristo (Romanos 5:5; Salmo 119:116).

2. Cuando el cristiano, busca  las cosas de arriba, su afecto y deseos son destetados de este mundo y son puestos en  las cosas del cielo.

3. Esperanza en la venida de Jesucristo lleva al creyente a través de tiempos difíciles en esta tierra para que pueda gloriarse en la tribulación (Romanos 5:3-5; 2 Corintios 4:17-18).

4. Esperanza de estar con Jesucristo para siempre y disfrutar de la vida eterna nos apoya en la sombra de la muerte (Proverbios 14:32; 1 Corintios 15:50-58) 

5. Esperanza en la venida de Cristo purifica al creyente (1 Juan 3:3). Todo aquel que tiene la esperanza de la venida de Jesucristo en él y el deseo de ser como él "se purifica así como él es puro." La sangre de Jesús nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:6-10; 2 Corintios 5:21).

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.