Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Justificación

Justificación se refiere a un cambio en la situación jurídica de los creyentes en Jesucristo. Dios declara legalmente justo al pecador que pone su confianza en Jesucristo.

NECESIDAD DE JUSTIFICACIÓN


Justificación responde a la pregunta: "¿Cómo es que un pecador es aceptado delante de Dios?"

El apóstol Juan declara: "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él" (Juan 3:36). "Nosotros éramos por naturaleza hijos de ira" (Efesios 2:3). Somos culpables porque somos culpables. "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23). El resultado es "Porque la paga del pecado es muerte..." (Rom. 6:23). "El alma que peque esa morirá" (Ezequiel 18:4).

¿Cómo recibe Dios a un pecador?

La Biblia enseña que Dios declara al pecador creyente justo basado en el pecador poniendo su fe y confianza en la muerte de Jesús Cristo para cubrir todos sus pecados. La justificación no significa que Dios nos hace justos, eso es la doctrina de la santificación progresiva. El pecador es declarado justo. La palabra clave es "declarado."

Somos pecadores que hemos fallado a lo que Dios quiere que seamos. Jesucristo murió por nuestros pecados. Él murió en nuestro lugar en la cruz. Dios el Padre nos ve buscando a Jesús para ser salvos. En el momento en que confiamos en Cristo su sangre nos limpia de todos nuestros pecados. El Padre nos pronuncia  absueltos.

Desde  que el Padre está satisfecho con su Hijo. Él también está satisfecho con los que creen en la muerte de su Hijo y la resurrección. Él está satisfecho con los que están "en Cristo." Él nos ve en nuestro pecado. Dios ve nuestra fe y nos declara justos ante Dios ¡Perdonado! ¡Perdonado! ¡Absuelto! Se trata de una vez y para siempre acto de Dios por el cual Él nos declara justos a sus ojos.

LA NATURALEZA DE LA JUSTIFICACIÓN

Por el don de la gracia de Dios se nos ha  declarados a estar bien  con Cristo Jesús que murió para liberarnos.

Las Escrituras que tratan específicamente la cuestión de la aceptación del hombre pecador ante Dios son claramente utilizadas  en el sentido forense. Esto también es válido cuando se utiliza la palabra "condena" (Romanos 5:16; 8:33, 34; cf. Salmo 32:1; 142:2; Rom. 2:2, 15; 8:33; 14:10; 1 Juan 2:1). Una persona justificada es llevado a un cambio de relación judicial de Dios (Romanos 4:3, 6-8; 2 Corintios 5:19, 30).

Dios ve a la persona creyente, como constituidos justos en Cristo, y aceptándolo "en el Amado." Él declara que él es lo que es: "en Cristo." Es sólo un "justo" que puede ser declarado justo o inocente a causa de la justicia de Dios en Cristo Jesús.

El Catecismo de Westminster de 1643 dice claramente: "La justificación es un acto de la gracia de Dios a los pecadores, en la que Él perdona todos sus pecados, acepta y  cuentas sus justos delante de él, no por nada obrado en ellos, o por ellos, sino  sólo por la obediencia perfecta y satisfacción plena de Cristo, por Dios que se les imputan, y se recibe  por la fe."

Otro reformador, dijo, "Se trata de un judicial, pero también es un amable acto de Dios, mediante el cual los elegidos y pecador creyente son  absuelto de la culpa de sus pecados, y que tiene derecho a la vida eterna adjudicado a él, a causa de la obediencia de Cristo, recibió por la fe" (Witsius).

Es importante tener en cuenta que la justificación no se refiere a cualquier cambio en la disposición subjetiva forjado de una persona, sino que  es solamente un cambio objetivo en su posición en relación con la ley de Dios. La justificación tiene únicamente que ver con el aspecto legal de la salvación. Es la sentencia del juez.

La justificación es el acto misericordioso de Dios por el cual declara al pecador creyente justo a causa de la obra terminada de salvación de Jesucristo. Según 2 Corintios 5:21, Dios pone a nuestra cuenta la justicia de su Hijo. "Él [Dios] le hizo [Jesús] Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él." Como resultado de ese gran intercambio, "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1). Debido a la aceptación de la muerte de Jesús Cristo, Dios se olvida de que somos pecadores.

LOS MOTIVOS DE LA  JUSTIFICACIÓN

El apóstol Pablo escribió, "y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con miras a manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús" (Romanos 3:24-26).

Nosotros somos "justificados gratuitamente por su gracia", y no por algo que podamos  hacer posible. Somos pecadores los cuales somos indignos y no podemos  merecer el favor de Dios. Si alguna vez vuelvo a ser "justificado" por Dios, debe ser por la pura gracia de Dios. Nuestra salvación se hizo cierta en el pacto eterno de gracia.

William Temple, dijo, "La única cosa de mi propio  yo el cual puedo aportar a mi redención es el pecado de la que tengo que ser redimido."

Nuestros pecados, violó la ley de Dios y somos culpables delante de él. Nos merecemos la ira de Dios sobre nosotros. "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él" (Juan 3:36, NET). "Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro" (Romanos 6:23, NET).

El que desobedece al Hijo no tiene vida eterna con Dios, y permanece bajo el castigo de Dios. Que merecemos, y estamos destinados a sufrir la ira de Dios. Sólo Dios puede justificar al pecador culpable. Su gracia libre es la única causa motriz. No tenemos el menor grado de mérito como base de la aceptación de Dios.

Sin embargo, Dios intervino y su propio Hijo pagó nuestra deuda en su totalidad al morir en nuestro lugar en la cruz. Era un castigo en lugar nuestro. "Más él fue herido por nuestras rebeliones,  molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo" (Isaías 53:5). "Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero" (1 Pedro 2:24). "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado" (2 Cor. 5:21a). Dios puso nuestros pecados sobre Cristo y lo castigó en nuestro lugar.

La muerte de Jesucristo quita la razón de la ira de Dios. "Cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo." Éramos enemigos de Dios, pero Él nos hizo sus amigos a través de la muerte de su Hijo.

Nuestra justificación se basa únicamente en el trabajo objetivo mediador de Jesucristo en nuestro nombre. Es importante tener en cuenta que la justificación no es interna. Que es externo a nosotros. No es que se haga algo por nosotros o en nosotros. No se obtiene por nuestra virtud, obras o méritos. Es lo que se hizo una vez y para siempre para nosotros. Somos justificados "por la sangre de Cristo" (Romanos 5:9), por su "justicia" (Rom. 5:18), por su "obediencia" (Rom. 5:19), "en el nombre del Señor Jesucristo" (1 Cor. 6:11). "Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo, nuestro Salvador, para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna" (Tito 3:5-7).

La gracia de Dios transfirió todos mis pecados a Cristo. La justicia santa de Dios crucifico a Cristo  a causa de los pecados. La gracia nos alcanzó y se aplica al sacrificio expiatorio de Cristo, y me dio la vida eterna.

En Cristo somos hechos justicia de Dios. La total y completa  justicia perfecta de Cristo es la justicia que se le imputa al pecador que cree. Cristo no está dividido ni su justicia dividida. La justicia de Cristo, su obediencia perfecta en su sacrificio expiatorio y el sufrimiento de la voluntad de Dios es imputada al creyente. Es sobre esta base que el creyente es declarado justo y derecho a la vida eterna.

Vamos a ser muy claro, esto no es una gracia infusa, o la justicia heredada, que se obtiene a través de los sacramentos de la iglesia, la regeneración bautismal, etc. En nuestra justificación no estamos justificados en un sentido moral.

Jesucristo se hizo pecado, llevando nuestros pecados, por lo tanto somos hechos justos por llevar su justicia (2 Cor. 5:21). Nuestros pecados son imputados a él y por lo tanto, convirtamos  la base judicial de su humillación y sufrimiento. Su justicia es imputada a nosotros y se convierte en el terreno judicial para nuestra justificación.

Es el anuncio formal, o para declararlo legalmente justo. No se refiere a un cambio de carácter moral, sino a un cambio en el estatus legal. Un cambio radical de carácter invariablemente acompañan a causa del perdón y la aceptación de Dios. El cambio legal se basa únicamente en la gracia inmerecida de Dios y se funda en la justicia de Cristo imputada a su pueblo. Nosotros, que somos injustos en nosotros mismos somos  considerados  justos en Cristo.

EL CANAL DE LA JUSTIFICACIÓN

La Biblia es muy clara en su declaración que la justificación es "por fe" (Rom. 3:22, 27; 4:16; 5:1). Esto es un vivir y una verdad personal  en una redención perfecta y un perfecto Redentor. Esta fe es una obra divina en nosotros. Es simultánea con la regeneración espiritual. El Espíritu Santo es el autor de esta fe salvadora. Somos justificados "por" o de la fe "a través" en la obra salvadora de Cristo.

Nuestra justificación por gracia mediante la fe es "mediante la redención que es en Cristo Jesús." Hemos sido comprados por precio", no con plata y oro, sino "la sangre preciosa de Cristo" (1 Pedro 1:18-19). Cristo "dio su vida en rescate por muchos" (Mateo 20:28). Fue un precio de la redención (1 Tim. 2:6). Cristo ha comprado al creyente y lo puso en libertad de la esclavitud del pecado, Satanás y la ira de Dios (1 Tes. 1:10).

La fe no es más que la causa fundamental de la justificación. Es el acto de recepción y descanso en Cristo. Es el medio por el cual se recibe a Cristo y estamos unidos con él.

La fe es el único canal de nuestra justificación. Por otra parte, la fe es sólo un canal. La fe no es un "trabajo." La fe por la cual se justifica a un pecador no es una obra de la obediencia. La fe de Abraham no era un sustituto de la obediencia. Es una fe hacia (eis) la justicia, no en lugar de (anti) la justicia. La fe no tiene  lugar para ningún tipo de ayuda. Todas las obras están excluidas, independientemente de la etiqueta que se coloca sobre ellos (Rom. 3:28; 4:1-25; Gálatas 2:16; 3:1-29; Efesios 2:8-9).

"Concluimos, pues, que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la Ley" (Romanos 3:28, NET). En la Escritura,  nunca se dice que están justificados dia pistin "en razón de la fe", pero sólo dia piseos  "por la fe" o  ek pisteos "por la fe." Una vez más, el énfasis está en la parte de Dios, dando un regalo a la persona que cree en Cristo. Es un acto de gracia. Somos justificados por su gracia. Es totalmente gratuita para nosotros, porque es a través de "la redención que es en Cristo Jesús." Cristo nos ha librado de la pena del pecado. Siempre se debe entender como una "liberación efectuada mediante el pago de un rescate." El sufrimiento y la muerte de Jesucristo son los motivos de la liberación del pecador (Efesios 1:7). Disponemos de "redención por su sangre."

Martín Lutero declaró en su escrito Justificación por la Fe:

"Yo deseaba mucho  entender la Epístola de Pablo a los Romanos y nada se interponía en el camino, pero una expresión, "la justicia de Dios", porque la tomé en el sentido de que la justicia es de  Dios. Dios  es justo y actua con  justicia para castigar a los injustos. Mi situación era que, si bien yo era un monje impecable, me puse delante de Dios como un pecador con problemas de conciencia, y yo no tenía confianza en que mi mérito lo apaciguaría. Por tanto, yo no amaba a un Dios justo y enojado, sino más bien odio y murmuración eran  contra él. Sin embargo, me aferré al querido Pablo  y tenía un gran deseo de saber lo que quería decir.

"Día y noche reflexioné, hasta que vi la conexión entre la justicia de Dios y la afirmación de que "el justo vivirá por la fe." Entonces comprendí que la justicia de Dios es la justificación por la cual a través de la gracia y la pura misericordia de Dios nos justifica a través de la fe. Entonces me sentí renacer y he pasado por las puertas abiertas en el paraíso. Toda la Escritura tomó un nuevo significado, y que antes de la "justicia de Dios" me había llenado de odio, ahora se convirtió para mí indeciblemente dulce en el gran amor. Este pasaje de Pablo se convirtió para mí una puerta al cielo.

"Si usted tiene una verdadera fe que Cristo es su Salvador, entonces de una vez usted tiene un Dios lleno de gracia, la fe que lleva dentro y que abre el corazón de Dios y la voluntad, que debería ver la pura gracia y amor desbordante. Esto es contemplar a Dios en  fe que usted debe buscar en su corazón paternal y amistoso, en el que no hay enojo ni arrogancia. El que ve a Dios como enojado no lo ve bien, pero ve sólo una cortina, como si una nube negra se ha elaborado en su rostro."

LOS RESULTADOS ETERNOS DE LA JUSTIFICACIÓN

Como resultado de ser declarados tenemos una posición inmutable delante de Dios. Una vez establecida, esta posición no cambia. Nuestra comunión con Él puede ser renovada, pero la posición sigue siendo para siempre. El creyente es un "hijo de Dios" por nacimiento y por adopción. Este hecho no cambia. Tenemos la alta dignidad de ser "hijos" de Dios. Eres su hijo para siempre, si ustedes han sido salvados por su gracia mediante la fe.

Tan pronto como usted cree que está vestido de una justicia que responde a todas las exigencias de la justicia. Ya no pueden ser condenados (Rom. 8:1).

El Señor Dios nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado a salvo en el reino de su amado Hijo (Colosenses 1:13-14). Él nos ha perdonado y nos ha liberado.

Jesús Cristo "murió por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación." Él vive para siempre para interceder por los pecadores (Hebreos 7:25). Él aparece en la presencia de Dios para nosotros.

Por otra parte, él es una "propiciación" por nuestros pecados. Su sacrificio expiatorio aleja la ira de Dios (Rom. 5:25). Por lo tanto, nuestra justificación no fue por  las obras, sino por la fe en Cristo. Es un regalo de Dios para el pecador creyente. Jesucristo es el propiciatorio, el propiciatorio, donde un Dios santo  reúne el hombre pecador en la misericordia. Dios ha propiciado, y manifestado a sí mismo como reconciliado con el pecador creyente. Dios puso a Jesús Cristo como propiciatorio, como el lugar donde la ira de Dios y el pecador se reunió, y la sangre de Jesús fue rociada (Éxodo 25:18-20; Rom 3:25; 1 Juan 2:2; 4:10).

Esta es la única manera en que un Dios santo puede ser "justo y el justificador de aquel que tiene fe en Jesús" (Rom. 3:26). El apóstol Pablo dijo con profunda convicción "el hombre es justificado por la fe sin las obras de la Ley" (Romanos 3:28). "La fe es contada por justicia" al pecador que cree en Cristo.

Justificación va más allá del perdón. La justificación significa que la justicia de Cristo ha sido "imputado" para usar, es decir, con cargo a nuestra cuenta (Romanos 4:3-25; 5:17-19; Efesios 1:6-7; 2 Cor 5:21). Dios está satisfecho con el sacrificio expiatorio de Cristo en nuestro favor. Cristo es nuestra justicia.

LA EVIDENCIA DE LA JUSTIFICACIÓN

No se puede discutir con un cambio de vida (Efesios 2:10; Filipenses 2:12-13). Una fe viva no dejará de producir buenas obras constantemente. Estas obras no tienen ningún  mérito salvador, sin embargo. Son fruto de una vida nueva en Cristo.

"Pues somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas" (Efesios 2:10, NASB). Dios planeó  buenas obras para que nosotros hiciéramos. Él está trabajando en el creyente, tanto el querer como el hacer por su buena voluntad.

C. H. Spurgeon dijo: "Somos completamente su mano de obra, que también somos  una creación de estilo. Somos "creados en Cristo Jesús, y una creación no puede ser el trabajo propio de una  criatura, tal suposición sería absurda. . . Lo que sea, por lo tanto, estamos en Cristo Jesús es el resultado de la obra de Dios sobre nosotros, y no puede ser la causa de ese trabajo."

Nuestras buenas obras son objeto de la ordenanza de Dios. "Si las buenas obras son ordenados, así como la salvación de los que forman la evidencia, entonces todo el asunto es de la ordenación de Dios, y no queda espacio, para imputar la salvación de las obras humanas. . . Las buenas obras no son la causa de la salvación, ya que son el resultado de la misma, y se contempla como un resultado por Dios cuando Él nos salvó. "Hemos sido creados de nuevo" para buenas obras, las cuales Dios de antemano ha preparado.  

"Ningún cristiano en este mundo es una producción de suerte", declaró Spurgeon. Cada creyente cristiano puede testificar, "Por la gracia de Dios soy lo que soy." Estamos "en Cristo", y por lo tanto soy  la obra de Dios. Cada uno de nosotros tenemos un sello  con nosotros, "Hecho en Cristo." Este es el dedo de Dios.

Ya que somos hechura de Dios sigamos  adelante y dejemos  que Dios terminar el trabajo.

Rinda  el paso a su guía en su vida personal. Este disponible para él. No trate de entrenar desde el banquillo. ¡Deje que él sea el jefe de su vida! Él sabe lo que es mejor para usted. ¿Por qué quieres  conformarse con que él sea el segundo mejor en la elección cuando puede  ser tu propio maestro? Porque somos hechura suya, y eso significa que siempre nos da lo mejor de sí. ¿Qué es lo que Dios no puede hacer por ti mucho mejor de lo que usted  puede hacer por usted?

Ya que somos hechura de Dios es hora de ponerse a trabajar.

No hay mejor momento para estar disponible en toda la disponibilidad de Dios para usted que en estos momentos. Deja que Dios te tome  y haga en y a través de usted sólo lo que él puede hacer. Mira a tu alrededor esta semana y mira  dónde Dios está trabajando y hasta disponible para él y póngase  a trabajar.

Nos mantenemos firmes en la convicción de la Biblia que somos justificados por gracia mediante la fe a causa del único sacrificio expiatorio de Cristo. La justicia de Cristo es imputada a nosotros como la única satisfacción posible de la justicia perfecta de Dios.

Escrituras clave

Romanos 3:19-21; 4:3-9, 16-17, 22-25; Gálatas 2:16; 3:11-14, 22-29; Efesios 2:8-10

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. La fe que justifica es descrito como, la búsqueda, como recibiendo. Como una venida, como una huida en busca de refugio, como echando mano o llamando a Cristo Se trata de un simple acto de confianza en la obra terminada de Cristo para nuestra salvación.

2. Las personas que son perdonados son justificados, y todos los que son justificados son perdonado. La razón es porque Dios imputa la justicia de Jesucristo para su justificación. Nuestra justificación y  perdón se recibe por fe (Hechos 26:18; Rom. 5:1). El único acto de justicia de Cristo se establece  a los pecadores creyentes libres y les da vida.

3. Dios proveyó una reparación adecuada por las transgresiones de su propia ley. La sangre de Cristo era todo-suficiente para obtener nuestro perdón (Efesios 1:7).

4. Justificación dice ya no hay motivos para la imposición de la ira de Dios sobre esa persona, porque la pena ya ha sido pagada en su totalidad por la muerte de Jesucristo en su nombre. Cristo murió por mis pecados, y ahora Dios es libre para  declararme justo delante de él (Romanos 5:6, 8; 3:24-26; 10:9-10; 8:1).

5. Somos tenidos por justos delante de Dios sólo porque Jesucristo fue obediente al Padre y Su obediencia fue aceptada por nosotros como si fuera el nuestro (2 Cor. 5:21). "Nos refugió en la pureza preciosa de Cristo," dijo Juan Calvino.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. span lang="es-ec">Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.