Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

El Perdón

El Nuevo Testamento utiliza dos palabras que se traducen principalmente como perdonar aphiemi significa, "enviar lejos," y "para la remisión o perdonar" deudas (Mateo 6:12; 18:27, 32) y pecados (Mateo 9:2, 5, 6; 12:31-32; Efesios 1:7-8; 1 Juan 1:9; 2:12). Se utiliza para la liberación del pecador de la pena, y la remoción completa de la causa de la infracción sobre la base de la muerte de Cristo por los pecadores.

"El perdón" también se utiliza para traducir el charizomai palabra en Colosenses 2:13 que significa literalmente, "para limpiar," "para borrar" o "dar vuelta a la espalda." Tiene que ver principalmente con Dios, la restauración de la relación entre él y el pecador que cree en Jesucristo.

¿Cuánto nos puede perdonar el Señor?

Dios hizo una provisión para el pecado, la derrota y la culpa.

Satanás es el ganador cuando el cristiano está preocupado por sus fracasos en la vida cristiana.

El apóstol Pablo escribió, "Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados. Él anuló el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, y la quitó de en medio clavándola en la cruz" (Colosenses 2:13-14).

Dios "nos ha perdonado todos nuestros los delitos." No pocos de ellos, pero "todos" de ellos.

La muerte de Jesucristo fue el sacrificio suficiente para todos nuestros pecados, pasados, presentes y futuros. Cualquier otro pecado que usted haya podido cometer ya se ha pagado! Todos nuestros pecados eran futuros cuando Cristo murió. La única excepción es la blasfemia contra el Espíritu Santo (Mateo 12:31-32), y un no verdadero creyente en Jesucristo puede cometer ese pecado.  Ahí no hay pecado en el creyente que se ha comprometido, que no haya sido incluido en la muerte de Cristo.

A Dios no le resulta difícil perdonarnos. El precio del perdón ya ha sido pagado en su totalidad, Dios quiere que lo aceptemos libremente.

Primera de Juan 2:2 nos dice que Jesucristo: "Él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo." La muerte de Jesús le dio satisfacción a  Dios por todos los pecados que posiblemente fueron entregados. Jesús exclamó, "¡Consumado es!" Se pagó en su totalidad, y Dios aceptó el pago por todos nuestros pecados.

Ahora bien, si Dios está satisfecho, ¿no deberíamos también estar completamente satisfechos con ese pago?

Dios no puede y no nos castigará por nuestros pecados, por segunda vez.

"Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonando todos los pecados" (Colosenses 2:13). El mismo "poder" que resucitó a Cristo de entre los muertos resucita a los pecadores creyentes a la vida espiritual. "Él os dio vida juntamente con El, habiéndonos perdonado todas nuestras transgresiones." Recibimos esta nueva vida que Dios nos perdonó todos nuestros pecados. El siguiente versículo nos dice que Dios "anulando el acta." Señaló la Ley de su dedo y dijo: "Usted es culpable." "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios. . . . La paga del pecado es la muerte. . ." (Romanos 3:23, 6:23).

Sin embargo, en la persona de Jesucristo se cumple la Ley (Romanos 8:2), y eliminado (Gálatas 3:25; Hebreos 7:12). Los creyentes son muertos a la Ley con Cristo. Jesucristo cumplió las exigencias de la ley en su vida y la muerte. Los creyentes están "en Él."

La Ley era como el "certificado de deuda," que era un documento de reconocimiento de una deuda que había que pagar. Fue escrita en una hoja de papiro con una tinta de hollín, mezclada con goma y se diluye con agua. Tinta antigua no tenía ácido en ella. La escritura puede estar en una esponja, y "desaparecer" para siempre.

El "certificado" o "cuenta de la deuda" era como el acta de acusación. Jesús se llevó el certificado al morir por nosotros. Al ser "clavado en la cruz." Él pagó la deuda, y la pizarra en la que se escribió el "certificado de deuda" fue borrada. La idea es como tomar una esponja húmeda y  limpiar la escritura de la pizarra. "Después de haber cancelado" es "acabar."

Dios no escribió "cancelado" de la deuda, y tomó toda la tinta del papel. ¡No hay registro de nuestros pecados! No hay cargos en contra de nosotros. Nuestra hoja de carga está absolutamente limpia.

Nuestra acusación ha sido "borrada, borrada, borrada." "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu" (Romanos 8:1).

"Él anuló el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, y la quitó de en medio clavándola en la cruz" (Colosenses 2:14b). El Cordero de Dios se levanta y se lleva todos nuestros pecados (Juan 1:29). El tiempo perfecto hace hincapié en la permanencia de la eliminación del certificado o bono que se ha clavado en la cruz con Jesús y pagado en su totalidad, cancelado y no puede volver a presentarse. Recuerde, que ha sido completamente borrado para siempre. Peake dijo: "Cuando Cristo fue crucificado, clavado en la Ley de Dios en la cruz." Dios se hizo la acusación y la clavó en la cruz de Cristo.

Teníamos una lista vil de los pecados en que "el certificado de deuda," y que era imposible para nosotros,  pagar la deuda. Éramos culpables. Dios intervino y fuera de la gracia envió a su Hijo para acabar con esa deuda para siempre. La muerte de Jesús Cristo es todo-suficiente para llevar nuestra deuda de pecado. El certificado se limpiara para siempre.

M. R. Vincent escribió: "La ley de los decretos fue abolida en la muerte de Cristo, como si crucificado con él."

Los cristianos no estamos de ninguna manera sujetos al régimen legal Antiguo Testamento, ya que no puede ayudar a tener una relación correcta con Dios. Sólo el sacrificio todo suficiente de Cristo puede satisfacer todas nuestras necesidades espirituales. El certificado de deuda espiritual ya no es válido en el sentido de que la muerte de Cristo acabó con nuestra deuda. Que ya no tiene poder para condenar al creyente en Cristo.

Todo el castigo ya ha sido entregado a Cristo. Él lo pagó todo. No hay más deuda de pecado a pagar por el pecador que pone su fe en el sacrificio perfecto de Jesucristo.

Todo lo que queda para el pecador que hacer es simplemente creer en la Palabra de Dios (Juan 3:16-19). Dios no se cansa de oír nuestra confesión (1 Juan 1:9; Hebreos 8:12).

Nuestra base para agradar a Dios por la fe en el sacrificio de Cristo, que satisface al Padre por completo. Que delante de Dios sigue siendo segura, incluso cuando no somos capaces de vivir de acuerdo con las normas altas de la voluntad de Dios. Dios ve a los creyentes como absolutamente perfectos "en Cristo" (2 Corintios 5:21). Dios nos ve en él. No hay nada que podamos hacer para cambiar la plena aceptación de Dios hacia nosotros. Dios nos acepta de forma permanente debido a nuestra relación con Cristo.

¿Por qué es necesario para los creyentes a confesar sus pecados? Los Pecados bloquean nuestra comunión con Dios y su familia. Pero esta es una solución simple que Dios ha dispuesto que restaura nuestra comunión rota. "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9). 

Escrituras claves

Colosenses 2:13-14; 1 Juan 1:9; Salmo 32:1-5; Efesios 1:7-8; Romanos 4:3-9; 8:1; Hebreos 4:3; 9:14, 22, 26 -28; 10:10; 1 Pedro 3:18;

Principios permanentes y Aplicaciones Prácticas

1. Debido a que Jesucristo murió en la cruz por todos nuestros pecados ya no hay más deuda de pecado que pagar. "¡Consumado es!" Nuestra responsabilidad es confiar en Él para el perdón de Dios y la paz (Juan 3:16, 36; Romanos 10:9-10, 13).

2. Dios ha provisto una barra de jabón para nuestros pecados (1 Juan 1:9). Vamos a utilizarla todos los días.

3. Nuestra única base para agradar a Dios es por medio de la fe en el sacrificio expiatorio de Jesucristo por nuestros pecados. Estamos ante de Dios completamente "en Cristo," porque Dios nos ve "en él."

4. El "certificado de deuda" no tiene más poder para condenar al creyente en Jesucristo. El certificado se borra para siempre por la sangre de Jesús.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.