Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Muerte en las Palabras Llaves de la Biblia

La muerte es la separación, ya sea física como en la separación de la persona de su cuerpo, o sea separación espiritual de la persona de una relación con Dios.

La muerte es lo contrario de la vida, pero nunca se denota la no-existencia, la aniquilación, la extinción del ser, o incluso estar inactivo.

Como la vida espiritual es "consciente existencia en comunión con Dios," la muerte espiritual es "la existencia consciente de la separación de Dios" (Vine). En sentido figurado, la muerte es la pérdida de la vida espiritual (Romanos 8:6), y el estado final de lo espiritual no regenerada se llama "muerte segunda" (Apocalipsis 20:14).

Muerte en la Biblia es la separación del  alma o del elemento espiritual de una persona de su cuerpo material que resulta  que deje de funcionar y vuelva  al polvo (Juan 11:13; Hebreos 2:15; 5:7; 7:23).

También significa la separación de un hombre con  Dios y de Su vida, ya que se dedica a vuestros delitos y pecados. En un sentido espiritual Adán murió el día en que fue desobediente a Dios (Génesis 2:17). Debido a la desobediencia de Adán, toda persona  que nace desde Adán, a excepción de Jesucristo, está  en esta misma condición espiritual (Romanos 5:12, 14, 17, 21; 1 Corintios 15:22).

Estar "muertos en vuestros delitos y pecados" (Efesios 2:1) es vivir una vida en un estado de separación de Dios, porque no se activa ni se  apoyó por Espíritu Santo. La persona muerta espiritualmente está activa, pero su energía proviene de una naturaleza totalmente depravada. El Espíritu de Dios está ausente en la vida de una persona no regenerada. La persona espiritualmente muerta pierde totalmente el objetivo de traer gloria a Dios. El hombre pecador tiene "por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios," (Romanos 3:23). El hombre depravado se aleja del camino de Dios. "Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él  el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:6).

Consecuencias del pecado

Por otra parte, la muerte es la  consecuencia  penal del pecado. "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Romanos 5:12).

"La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23a). El salario que Satanás paga es la muerte espiritual, moral, física y eterna separación de Dios. El pecado resulta en la muerte (Rom. 6:16, 21, 23).

"Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro" (Romanos 6:23). ¡Qué contraste: la muerte y la vida eterna! El pecado paga los salarios a  muerte. Dios da  su vida gratis y el  regalo eterno. La vida eterna es un don gratuito de Dios (Juan 3:16, 36). La muerte eterna está en contraste con el tipo de vida de Dios. Esta muerte es la separación eterna de Dios en un infierno eterno (Lucas 16:24-25). La vida eterna es un don que no se puede ganar (Efesios 2:8-8; Tito 3:5).

Efesios 2:1, 5, nos dice que la persona no regenerad ya está espiritualmente  "muertos en vuestros delitos y pecados" (cf. Col. 2:13). Por supuesto, Pablo está hablando aquí de la muerte espiritual, no física, porque las personas no salvas son  muchas  más animadas físicamente. La persona que está muerta espiritualmente no tiene comunicación con Dios.

Ezequiel 18:4 y Romanos 6:23 ambas nos enseñan que la muerte es universal porque el pecado es universal (cf. Rom 1:32; 7:5; Santiago 1:15; Apocalipsis 20:14). "El pecado reina hasta la muerte, la gracia reina por la justicia para vida eterna. Así como Adán trajo el pecado a todos los hombres, trajo la muerte a todos. la muerte se transmite a todos los hombres."

Génesis 2:17 coloca una estrecha relación entre la muerte del hombre y su transgresión del mandato de Dios. Detrás de la muerte se encuentra la profunda conciencia de que es antinatural y contrario al más profundo de nuestro ser.

Con el pecado vino la decadencia, la degeneración, la muerte, no del espíritu, sino el del cuerpo en el que el alma era respirada por Dios. El cuerpo es incorruptible, que sufre cambios, y no hay extinción. El cuerpo es redimido y tenemos la promesa de una resurrección del cuerpo como resultado de la expiación y la resurrección de Jesucristo.

"Muerte segunda" es una expresión que se encuentra en Apocalipsis 2:11; 20:6, 14; 21:8 denota la pena final de los injustos. El castigo de Dios por el pecado era a la vez  muerte espiritual y  muerte física (Rom. 6:23; 7:13). La razón de que la muerte se extendió a todos fue porque "La raza humana se ve como haber pecado en un  acto uno del pecado de Adán" (Romanos 5:12; 3:23).

Jesús probó la muerte para nosotros.

Jesús Cristo por la gracia de Dios, probo la muerte por nosotros (Hebreos 2:9), y por lo tanto nos ha librado a los que estaban sujetos a la muerte, y nos ofrece la vida eterna con Él en el cielo. Él fue hecho maldición por nosotros (Gálatas 3:13). "Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.... Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:6-8).

Los creyentes en Cristo Jesús, hemos sido liberados del pecado, porque están vivos para  Dios (Rom. 6:11), y que tenga vida eterna (Romanos 6:23).

Los cristianos necesitan entender "hay pecado no de muerte" (1 Juan 5:17). "Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos han muerto" (1 Corintios 11:30). La disciplina espiritual para los cristianos obstinados  podría resultar  la muerte física (Hebreos 12:5-11; 1 Juan 5:16). "¡Cuánto más debemos someternos a nuestro Padre espiritual y vivir!" Esto no sugiere que el verdadero creyente perderá  su salvación (Juan 10:27-30; Romanos 8:28-30; Filipenses 1:6).  

Debido a que vivos para Dios en Cristo Jesús (Rom. 6:11), y ya tiene la vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro (Romanos 6:23).

Debemos presentarnos ante Él (Romanos 6:13, 19) y vivir vidas que sean agradables a Dios (Romanos 6:6, 11-14, 22).

Toda persona que pone su fe en Jesucristo es liberado de esta muerte espiritual (Juan 5:24; 1 Juan 3:14).

Clave de las Escrituras

Génesis 2:17; Ezequiel 18:4; Romanos 5:12; 6:23; 5:6, 8; 1 Juan 5:17; Juan 11:25; 14:6; 1 Corintios 15:42-58; Apocalipsis 2:11; 20:6, 14; 21:4, 8; Efesios 2:1, 5

Permanezcamos en  los principios y aplicaciones prácticas

1. Si pecamos, Dios nos castigará (Génesis 2:17; Ezequiel 18:4; Romanos 3:23; 6:23). 

2. Cuando se vive una vida en un estado de separación de Dios, estás muerto espiritualmente.

3. Cuando una persona vive su vida en la búsqueda de las obras de la carne, está muerto, mientras  vive.  

4. Cuando usted se arrepiente de sus pecados y cree en el Señor Jesucristo, usted  recibe un regalo de Dios que es  la vida eterna y es como ser resucitado de entre los muertos.  

5. Jesús dijo: "Yo soy la resurrección y la vida" (Juan 11:25). La muerte para el cristiano no es una impotente y sin esperanza separación  del cuerpo y el alma, es una entrada en la plenitud de la vida eterna (Romanos 5:17, 21).

6. Apocalipsis 21-22 nos da la seguridad de que la maldición del pecado y muerte serán rotos para siempre.

7. A partir de esta muerte espiritual  todos los creyentes en Jesucristo se entregan a su regeneración espiritual, y aunque nuestro cuerpo físico muere, vamos a recibir cuerpos resucitados cuando Cristo regrese (1 Corintios 15:42-58). "Todos nosotros seremos transformados" con un cuerpo que nunca va a morir (vv. 51, 52).

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.