Permanecer en Cristo     abideinchrist.org

"El que permanece en mi y yo en el, este da mucho fruto" (Juan 15:5). 

 . . . .

Palabras Llaves de la Biblia

Indice

- Acceso 
- Adopción
- Ángeles 

- Bautismo por el  Espíritu Santo  
- Comunión con Dios en Cristo
- Conforme a la Imagen del Hijo de Dios 
- Deidad de Cristo Jesús
- Elección
- Esperanza
- Eterno Cristo-céntrico
Posición del Creyente

- Gracia
- Gloria de los Creyentes
- Hijo del Hombre
- Imputación
- Jesús 
- Justificación 
- La Muerte Sacrificial de
Jesucristo

- Mesías - el Ungido de Dios 
- Muerte   
- Muerte y el Cielo 
- Perdón
- Permanecer  
- Predestinado 
- Propiciación
- Propósito Eterno de Dios  
- Regeneración, Nuevo Nacimiento
-
Salvación, salvo, liberación 

- Santificación - el Agente de la

- Santificación - distinción de otras doctrinas 
- Sanctificacion perfecta
- Santificación - posicional
- Santificación principios
-  Santificación progresiva
- Santificación - el significado de  

- Seguridad Eterna
- Sacrificio Sustitutivo de Jesucristo por el Pecado
- Unión Vital en Cristo
- Vida Eterna 

 

 

 

Saludos Especial


Una pagina con refleciones de la Palabra deDios para hoy.

Indice de todos los titulos de reflexiones Selah.

Aqui Selah! para su Kindle Hay 90 estudios biblicas para su Kindle en Tomo 1. Ponga en su Kindle directorio /documents y leer en su Kindle o su "Kindle para PC" con su computador. Ir a Amazon.com y sacar "Kindle for PC." Es gratis. Hay miles de libros gratis para Kindle.

Jesús

Que infinita gracia que Dios se dignó habitar entre los hombres.

"En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. El estaba en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.  Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad" (Juan 1:1-3, 14, La Biblia de las Américas).

JESÚS ES EL VERBO ETERNO

Sustituya el nombre de Jesucristo por la palabra "Verbo" en estos versículos, y la verdad eterna resplandece con la belleza del Señor  Dios.

Juan dice: "El Verbo se hizo carne" (Juan 1:14). Literalmente, "se convirtió en" carne. La forma verbal y la oración  nos dice que Él se hizo carne por medio de su propia acción. Fue su elección volitiva.

El Verbo es el único actor y responsable. El escritor de Hebreos dice que de su propia voluntad participó de "carne y sangre" para que "por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo" (Hebreos 2:14).

Él tomó sobre sí la naturaleza humana. Ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la  "descendencia" de Abraham  (Heb. 2:16).

Dios, El Verbo se hizo carne por su propia voluntad y acto creativo. Es el acto más profundo en todo el mundo. "El Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros. . ." (Juan 1:14). Él estaba en control absoluto. Ningún ser humano había  participado. Él no tenía un padre humano (Lucas 1:34-35).

Desde  que Dios se hizo carne fue un acto enteramente de Dios, y no podría haber sido un padre humano, fue una  necesidad nacer  de una virgen. La Biblia es explícita clara nació de una virgen (Mateo 1:18-25).

El mensajero de Dios le dijo a una joven judía llamada María, "Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre;  reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su Reino no tendrá fin" (Lucas 1:31-33). Y además le pondrás por nombre después de su padre. "y llamarás su nombre Jesús" (Luc. 1:31). Mateo registra, "le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21). Le pondrás por nombre Yeshua, Josué, es decir, Jehová salva. ¡Yahvé salva!

El nombre Josué es el nombre más antiguo que contiene el nombre de Yahvé Dios, y significa "Yahvé es salvación." 

En Inglés el nombre de Jesús es una transliteración del hebreo "Josué", que significa "Jehová es salvación", es decir, "es el Salvador." Jesucristo en realidad se compone de un nombre propio, Jesús, y un título, Cristo, que significa "el Ungido " o Mesías. Que expresa la fe de los primeros cristianos en Jesús de Nazaret como su Maestro y Señor, Salvador y Redentor-Rey.

Él era el Verbo eterno de Dios, que personalmente, activamente  y responsablemente asumió para sí la naturaleza humana de carne y hueso. Él era plenamente hombre, y fue totalmente Dios. Él era el Dios-hombre. Él es el eterno Dios encarnado. La encarnación fue absolutamente su acto creativo.

El Verbo eterno se hizo carne y sangre y "habitó entre nosotros." Literalmente él se tabernáculo o puso su tienda entre nosotros. La naturaleza humana que Él creó y asumió era su tabernáculo, su morada entre los hombres. Él es Emmanuel, "Dios con nosotros" (Isaías 7:14; 8:8, 10).

DIOS MORABA ENTRE LOS HOMBRES

¿Por qué el Señor Dios hizo esto? "y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre  lleno de gracia y de verdad;" (Juan 1:14 b). Él vino a enseñarnos lo que Dios es en realidad. El Verbo de Dios es el Hijo de Dios.

"Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de graciay de verdad; y vimos su gloria,
gloria como del unigénito del Padre" (Juan 1:14, NET). Jesucristo es el único. De hecho, Él es tan único que Él es el único de su tipo. Él es uno de una especie y no hay nadie como él.

Todo lo que Dios es esencialmente hoy, que es lo que siempre ha sido eternamente en su ser, y siempre será para toda la eternidad. "A Dios nadie lo ha visto jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre,  él lo ha dado a conocer" (Juan 1:18, NET).

La mayoría de nuestras traducciones leen "unigénito" en Juan 1:14, 18; 3:16, 18. Él es Dios  hoy es el misma que siempre ha sido y será. Él no cambia. Ya que Él siempre ha sido el Padre, Él siempre ha tenido un hijo, y el Hijo que en la naturaleza del caso ha sido eternamente el Hijo. Por lo tanto, ya que el Padre nunca tuvo un principio como el Padre, el Hijo no tuvo un principio. Y lo mismo se puede decir que el Espíritu Santo. Él es co-iguales con el Padre. "Este era en el principio con el Padre." El Hijo fue engendrado eternamente del Padre.

Este eterno Hijo unigénito del Padre era Jesucristo. Él es el único de su clase. Nunca habrá otro como él. El Hijo de Dios vino a hacer la voluntad de su Padre.

Él creó para sí mismo una naturaleza sin pecado, ser humano perfecto, se lo llevó a la unión con su persona infinita y personalmente habitó entre los hombres.

El apóstol Pablo escribió: "Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad" (Colosenses 2:9). "Cristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación" (Col. 1:15). "Porque al Padre agradó que en él habitara toda la plenitud" (Col. 1:19). Él es el Dios absoluto y perfecto.

En Jesucristo mora el único que constituye la plenitud de la Deidad. El apóstol Pablo declaró, Cristo "es la imagen del Dios invisible. . . . Dios estaba complacido de haber habitado toda su plenitud en el Hijo" (Colosenses 1:15, 19). Jesús pudo decir con sinceridad: "El que me ha visto ha visto al Padre. . . el Padre mora en mí" (Juan 14:9-10).

Jesús también fue habitado por el Espíritu Santo sin medida. Él experimentó la llenura del Espíritu continuamente, sin interrupción. Nunca hubo un momento en que él no estaba absolutamente bajo la influencia del Espíritu de Dios.

"A Dios nadie lo ha visto jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer" (Juan 1:18). Nadie ha visto a Dios el Padre en todo momento y nunca jamás le verá aparte del Hijo que está en el seno del Padre. Todo lo que hay del ser  esencial de la Deidad está en Jesús Cristo y sin él no hay Dios. Adoramos al Dios uno y trino en tres personas. Él es Dios "manifestado en la carne" (1 Tim. 3:16), "la imagen del Dios invisible" (Col. 1:16), "nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo" (Tito 2:13).

JESÚS ES EL SACRIFICIO PERFECTO POR EL PECADO

Cuando Jesús se hizo hombre, fue un acto de humillación extrema. El apóstol Pablo escribió elocuentemente de el "Él, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres. Mas aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz" (Filipenses 2:6-8, NASB 1995).

Él, en quien la plenitud de Dios habita ofreció  la humanidad perfecta, sin pecado, como propiciación por nuestros pecados en la cruz. Él fue crucificado como un sacrificio por el pecado. Se entregó como nuestro sustituto, muriendo en nuestro lugar. "Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. . . . Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Rom. 5:6, 8).

Dios "nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación: Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación" (2 Corintios 5:18-20). "Él [Dios] le hizo [a Cristo] Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él" (2 Cor. 5:21).  

El apóstol Pablo escribió: "En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia" (Efesios 1:7). Cada aspecto de la salvación que Dios ha provisto para los pecadores está ligado a la persona y obra de Jesús.

"Porque él [el Padre] Él nos ha librado del poder de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados" (Colosenses 1:13-14). Él murió por nosotros y resucitó de entre los muertos "habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas" (Hebreos 1:3b).

No es de extrañar que el apóstol Pedro predicó: "Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

La única actitud apropiada hacia Jesús es la que el Nuevo Testamento, le llama  fe que es simple confianza en él.

"¡Jesús! El nombre que encanta a nuestros miedos,
Que  ofertas que  nuestros dolores cesan;
¡Es la música en los oídos del pecador,
¡Es la vida y la salud, y la paz."

No hay otro nombre como el nombre de Jesús. "Por eso Dios también lo exaltó sobre todas las cosas y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre (Filipenses 2:9-11).

Escrituras clave

Juan 1:1-14, 18; Filipenses 2:6-11; Colosenses 1:15-16, 19; 2:9; 2 Corintios 5:18-21; Efesios 1:7; Romanos 5:6-8; Hebreos 1:1-3; Hechos 4:12; Lucas 1:12-33

Principios Permanente y Aplicaciones Prácticas

1. Jesús es  totalmente Dios y totalmente hombre  Él es la encarnación de Dios, Emmanuel, "Dios con nosotros."

2. Cuando miras en el rostro de Jesucristo puedes ver a Dios y  nunca podrás  permanecer igual.

3. Jesús mismo se dio como sacrificio expiatorio perfecto por el pecado, y resucitó de entre los muertos.

4. Cuando usted pone su fe en Jesús, Él te salvará de sus pecados.

5. Porque el nombre de Jesús es el nombre sobre todo nombre debemos  inclinarnos  en humildad y sumisión a él.

6. Porque  Jesús es el mismo ayer, hoy y siempre nuestra salvación esta eternamente segura. Porque Él no cambia, nuestra salvación no cambia.

Mensaje por Wil Pounds y todo el contenido de esta página (c) 2011 por Wil Pounds. Traduccion por David Zeledon. Cualquier persona es libre de utilizar este material y distribuirlo, pero no puede ser vendido bajo ninguna circunstancia sin el consentimiento escrito del autor. "RVR1995" are taken from the Reina-Valera 1995 version. Copyright © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Used by permission. Escritura citas de  "LBLA" es la Biblia de las Américas (c) 1973, y la actualización de 1995 por la Fundación Lockman. Usado con permiso.